Mollejo está de vuelta para el derbi, pero en alerta amarilla

0

Víctor Mollejo regresó este jueves a los entrenamientos con el Deportivo tras ausentarse por la llamada de la selección sub-19. El futbolista cedido por el Atlético salió de inicio en un amistoso ante Dinamarca este miércoles y jugó hasta el descanso, cuando el seleccionador Santi Denia cambió a ocho jugadores. Durante su ausencia, el Dépor solo completó un entrenamiento de preparación para el derbi contra el Lugo. A esa cita, Mollejo llega apercibido de sanción por acumulación de tarjetas.

El delantero toledano suma ya nueve amarillas desde que viste la elástica blanquiazul, así que el próximo será su segundo ciclo de amonestaciones. Supera de esta forma las 8 de Montero y Eneko Bóveda. Su ímpetu en la presión sobre los rivales le está pasando una mayor factura desde que ocupa el carril izquierdo, donde crece la exigencia en tareas defensivas. De los últimos cinco encuentros solo terminó sin castigo frente a la UD Las Palmas.

Aunque Mollejo manifestó en enero que recibir tarjetas no le condiciona durante los partidos, la siguiente le costará quedarse una jornada al margen. Por ello, el futbolista también hace autocrítica: “No hay cosa que más me fastidie que recibir tarjetas por tonterías, las estuve revisando y hay muchas que se pueden ahorrar”, reflexionó tras la derrota en Zaragoza. El toledano es fundamental en este Deportivo y únicamente Dani Giménez y Aketxe suman más titularidades.

En su anterior cita con la selección sub-19, en enero, Mollejo cumplió su primer ciclo de tarjetas, por lo que en esa ocasión no alteró los planes de Fernando Vázquez. Santi Denia volverá a citarlo previsiblemente el mes que viene para disputar la clasificación del Europeo.

Salva Ruiz, en la recta final de su recuperación

Otro futbolista que se unió este jueves al trabajo con el grupo es Salva Ruiz. El lateral avanza en la recuperación de sus problemas musculares. Sin embargo, no participó en la última tarea de la sesión, una serie de partidos en espacio reducido. Los servicios médicos del club todavía desaconsejan su incorporación a ese tipo de ejercicios de alta intensidad.

 

Sobre el Autor