Mouriño censura a Aspas y critica el compromiso de Vigo con el Celta

50

A dos días del choque, el Celta presenta la mitad de abonados que el Deportivo. Herrera también se disculpó públicamente en nombre de Aspas.

Tras la mecha prendida por Iago Aspas, son muchos los pesos pesados del celtismo que han salido en los últimos días con cubos de agua para apaciguar una previa incendiada con pocas luces. El último, su presidente Carlos Mouriño. “Estaré con él a muerte si juega, pero como presidente no estoy de acuerdo con algunas cosas que no son correctas. Iago cometió una incorrección y hay que darle un toque de atención”, afirmó.

Y del “toque” del mandamás celeste al “perdón” del jefe del vestuario, Paco Herrera, que aprovechó su comparecencia de ayer ante los medios para excusar públicamente a su futbolista. “Es un error de juventud que, sin embargo, puede incitar a la violencia”, confesó el técnico celtista, preocupado porque “haya buen ambiente y no violencia, aunque sea hostil”. Lo cierto es que las palabras del joven delantero de Moaña han encendido los ánimos de Riazor y, aunque Herrera descartó la posibilidad de que ello pueda llevar a Aspas al banquillo, es consciente de que puede perjudicar al equipo.“Si Iago ha despertado a la afición rival, habrá que asumirlo”, dijo.

Mouriño: “La ciudad no está respondiendo”

Hace dos meses y medio, el Celta presentaba su campaña de abonados con un spot que aludía al derbi galaico y esta mañana se dieron a conocer los primeros resultados oficiales. Según Mouriño, el club olívico cuenta con 12.688 abonados , casi la mitad de las registrados hasta el día de ayer en las oficinas del Deportivo: 24.394. El presidente dijo sentirse “satisfecho” con los números pero, al mismo tiempo, decepcionado con la respuesta de un núcleo de población de casi 300 mil habitantes. “Me quejo de que la ciudad no está respondiendo. No tenemos el número de socios que correspondería a nuestro equipo”, aseguró.

Para Mouriño, la situación actual del Deportivo no es comparable a la del Celta el primera año que descendió a Segunda, sobre todo, en materia económica. “Es similar porque las estadísticas dicen que volver a subir en el primer año es muy complicado. Pero es distinto porque es el primera año que los descendidos cuentan con la ayuda al descenso, que suponen cantidades muy importantes”, explicó.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.