No hay dos sin tres

212

El ascenso del Lugo certifica el año dorado del fútbol gallego. Lendoiro ya calificó esta circunstancia como “muy interesante” desde el punto de vista “deportivo y emocional”.

Si hace tan solo unas semanas el Deportivo y el Celta lograban retornar a la Liga BBVA -como también lo hizo el Ourense a Segunda División B, ahora es el Lugo quien consigue subir un peldaño más en la categoría del fútbol patrio. Con su victoria en la tanda de penaltis frente al Cádiz, los blanquirrojos consiguieron su tan ansiada vuelta diecinueve años después y serán el representante de Galicia en la división de plata.

Durante la reciente presentación de André Santos y Diogo Salomão en las instalaciones de Riazor, Augusto César Lendoiro ya hizo referencia a lo que podría suponer el hipotético ascenso de los hombres de Quique Setién. El máximo mandatario herculino explicó entonces que sería una hazaña “muy interesante”. El Presidente añadió además que “no solo para el Dépor desde el punto de vista deportivo y emocional, sino desde el punto de vista de que haya un equipo gallego en Segunda División es muy importante. Sería ideal”, argumentó.

En plena ebullición del mercado, el movimiento de entradas y salidas que se maneja ahora mismo en la Plaza de Pontevedra es constante. La lista de nuevos nombres que aparecen a diario como futuribles para el plantel de Oltra no deja de crecer, pero el técnico valenciano tiene claro que, para eso, algunos futbolistas deben marcharse antes a otros conjuntos para que puedan contar con minutos. Las buenas relaciones con el Anxo Carro pueden jugar ahora un inesperado factor decisivo en el devenir de la actualidad blanquiazul.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.