One: “Sorprende estar calentando, mirar a la grada de Abegondo y que esté llena”

33

Steve Aldo One (5 de enero de 1995, Santa Margalida, Mallorca) es uno de los recién llegados al Fabril esta temporada. Llegó al filial del Deportivo procedente del Mallorca B, donde ha estado un total de tres temporadas. De hecho, llegó a ser convocado con el primer equipo pero se quedaría sin debutar. Convertido en uno de los titulares del Fabril de Parralo, nos cuenta cómo están siendo sus primeros meses en la ciudad herculina.

Un inicio de temporada sorprendente para el equipo.

La verdad es que nadie se esperaba un inicio así de Liga, ni los propios jugadores, pero el trabajo del día a día está dando su fruto. No hay relajación, todo el mundo está enchufado y las ganas de ser futbolista que tiene cada uno se ve reflejado en este inicio.

¿Os vino bien la derrota en casa delante del Sanse?

Quizás sí. Pero sabemos que la Segunda B es una categoría muy difícil y en la que te puede ganar cualquier equipo, incluso el último. No te puedes relajar ni menospreciar a ningún rival y exige una gran concentración.

¿Cómo está viviendo el vestuario un inicio así?

Imagínate. Ves que cada semana vas ganando partidos y somos gente joven y ambiciosa. Tenemos ganas de tirar hacia adelante y seguir ganando. Si eso nos permite estar arriba al final de la temporada, ¿por qué no vamos a optar a la fase de ascenso? Pero lo cierto es que llevamos siete jornadas y esto acaba de empezar, así que debemos ir partido a partido.

La realidad es que no estáis siendo inferiores a nadie y arriba hay gente de gran nivel.

La verdad es que el equipo está fuerte desde atrás y bien armado. La realidad es que arriba siempre la vamos a tener. Eso lo tengo claro. Por mucho que estemos defendiendo en cuanto mandamos un balón arriba con el potencial que tenemos nos están dando la vida.

Pero no es menos cierto que el equipo se está mostrando fuerte atrás y estás siendo clave. ¿Te esperabas esa gran confianza que han puesto en ti?

Yo vine aquí a luchar y pelear el puesto. El míster ha confiado en mí y yo trato de devolvérsela con trabajo y sacrificio dentro del campo y tengo ganas de seguir y que no haya relajación.

¿Cómo te definirías como central?

Esa es una pregunta difícil pero creo que soy un jugador que tácticamente soy ordenado, voy bien en juego aéreo. A pesar de ello soy consciente de que debo mejorar en algunas facetas y para eso trabajo.

Esta semana llega el Valladolid B.

Tal y como te he dicho antes no nos podemos confiar. Es un filial con gente joven, con ganas de demostrar que pueden llegar. Pero para nosotros es un partido más en el que trataremos de dar buena imagen a toda la gente que venga a vernos.

¿Te costó tomar la decisión de venir al Dépor?

La verdad es que lo tuve bastante claro. Este verano tenía contrato con el Mallorca. Mi intención era tener ficha con el primer equipo o salir. Hubo algunas dudas pero al llegar de vacaciones y ver las ofertas, lo tuve claro. No me pusieron muy fácil la salida pero al final hubo acuerdo.

¿Cómo ves al club en tus primeros meses?

La verdad es que bastante bien. No tengo ninguna queja y tengo unos compañeros de diez, al igual que el cuerpo técnico. Poco a poco voy conociendo la ciudad y me estoy adaptando bien.

¿Está tan unido este grupo como parece desde fuera?

La verdad es que sí. Tuve un buen grupo el año pasado en Mallorca pero es cierto que aquí desde el inicio, y con todos los que hemos venido de fuera, no es fácil encontrar tanta gente que reme en la misma dirección. Cada uno tiene sus objetivos pero está claro que tenemos que ayudarnos para crecer.

¿Qué os aportan los jugadores con más experiencia que hay en el equipo como Uxío o Romay?

La verdad es que es gente que son uno más en el vestuario. Son jugadores muy agradecidos con los demás. Hacen piña y ayudan a los más jóvenes. Es muy agradecido ver a gente tan comprometida.

Hablábamos antes de Uxío.

Nos está dando la vida con el trabajo que hace. Le tiras un melón y te la baja, sale a presionar cuando se le pide, y eso a un equipo le da la vida.

Pero no hay que olvidar que el gran objetivo de los jugadores de un filial es llegar al primer equipo.

Está claro. Yo soy consciente que aquí lo tengo complicado porque arriba hay cuatro grandes centrales pero si no es aquí será en otro lado. Siempre he dicho que el fútbol es una maratón y no una carrera de cien metros. Hay que trabajar y lo que tenga que llegar, llegará.

Es cierto que una buena temporada os puede abrir las puertas del primer equipo en verano.

Exacto. Todos remamos en la misma dirección y si no has tenido un buen año, la próxima temporada no puedes exigir gran cosa. Cada uno se merece lo que ha trabajado el año anterior.

¿Cómo es tu historia personal con el mundo del fútbol?

La verdad es que he tenido mala suerte con el tema de las lesiones. A los doce años sufrí una fractura de fémur que me dejó bastante tiempo fuera. Jugaba en el Poblense de Mallorca y al año siguiente ya entré en las categorías inferiores del Mallorca. Hace dos años me rompí el cruzado de la rodilla derecha y el año pasado jugué veinticinco partidos. Estas cosas me han hecho más fuerte y me han permitido seguir adelante. No puedo bajar los brazos y tengo que seguir intentándolo.

Las lesiones son la gran cruz del fútbol pero son momentos en los que también se aprende.

La verdad es que sí. Siempre me lo han dicho, lo más importante es la “puta cabeza” hablando de manera coloquial. Hablo mucho con mi agente y me insiste en que la cabeza es muy importante. He tenido momentos en los que he estado muy fuerte y otros momentos en los que te vienes abajo porque no llegan los objetivos. Quería una cosa y tenía que ser ya. Era demasiado impaciente. Mi gran diferencia hoy en día es la cabeza. Creo que lo he mejorado bastante y a través del trabajo espero que lleguen las cosas aunque sea poco a poco.

Lo que viene siendo un proceso de madurez.

Exactamente. En tres años he cambiado mucho en ese aspecto.

¿Qué tal el cambio de Mallorca a Coruña?

Creo que me he adaptado muy bien. No es que sea mucho de playa pero echaba un poquito de menos el tiempo y los amigos de toda la vida. Pero está claro que si quieres algo hay que luchar y adaptarse lo más rápido posible. A Coruña es una ciudad muy bonita , que no conocía y me ha sorprendido para bien.

¿Qué les dices a tus amigos de Mallorca cuando te escriben?

La verdad es que estamos en contacto todo el día. Cada mañana en los grupos que tenemos te mandan fotos y planes que han hecho. Yo no soy mucho de salir pero claro, echas de menos cuando se reúnen y quedan para tomar algo y yo estoy aquí solo, pero es el precio que hay que pagar. Además mi novia viene a verme de vez en cuando y bien.

Dentro del Fabril , ¿con que compañero has encontrado más afinidad?

La verdad es que me llevo muy bien con Edu Expósito o Pinchi. Con ellos quedo para tomar un café al igual que con Raúl con el que vine de Mallorca pero bueno, en general ya te digo que me llevo muy bien con todos los compañeros.

Fuera del fútbol, ¿cómo es la vida de One?

Realmente hobbie no tengo ninguno. Me paso muchas tardes viendo series y quería retomar los estudios, que es una de esas cosas a las que no prestas mucha atención en su momento y ahora me apetece, porque hay que tener un plan b.

Es importante compaginar el fútbol con algo más.

Desde luego. Además sirve para tener la mente distraída y no pensar solo en fútbol. Me paso aquí toda la mañana pero por las tardes quedar con algún compañero o ver series no es algo que te nutre realmente.

¿Qué llamamiento harías a la afición?

La verdad es que he de decir que me está sorprendiendo. El año pasado en el Mallorca apenas nos venían a ver y aquí me ha sorprendido. Estoy calentando y cuando miro hacia la grada y veo casi llena a falta de media hora me sorprendo. Lo único que puedo decirles es que sigan animándonos y ojalá les demos muchas alegrías.

¿Y si viene con ascenso mucho mejor?

Eso está muy lejos y hay que ir paso a paso. Lo que tenga que venir vendrá. Creo que aun podemos mejorar pero debemos ir partido a partido y disfrutar.

¿Te contaron cosas sobre el ascenso del año pasado?

Me han contado como fue y he visto vídeos. La verdad es que es una ciudad en la que se vive mucho el fútbol y lo disfrutaron como si fueran jugadores de Primera División subiéndose a la grada y en Riazor.

Sobre el Autor