El Deportivo responde con dureza a Miguel Otero y Fernando Vidal se disculpa por contar con él

0

Se hizo esperar, pero el Deportivo ya ha respondido de forma pública a Miguel Otero. Tras su primera carta abierta y posterior entrevista a la agencia EFE, desde el club han emitido un comunicado en el que exponen desde las cuentas hasta a la propuesta de la venta del Playa Club.

Así es como “el presidente del Real Club Deportivo, Fernando Vidal Raposo, y los consejeros Juan Antonio Armenteros Cuetos, José Luis Queijeiro Fuentes, Manuel José Vázquez Martínez, Federico García Poncet, Argimiro Vázquez Guillén y Ricardo Javier González Fernández quieren mostrar, en primer lugar, su sorpresa por la “Carta Abierta de un consejero deportivista” y posterior entrevista a la agencia EFE difundidas por el consejero Miguel Otero Santín. El Club y el Consejo de Administración disponen de cauces internos establecidos para el debate, la exposición de discrepancias y la toma de decisiones sobre todos los aspectos del día a día y la gestión de la entidad, por lo que sorprende la decisión de manifestarse públicamente del modo elegido”.

Desde el club, apuntan que se cumple con “los máximos estándares de transparencia evaluados por entidades independientes como Transparencia Internacional, siendo además una de las instituciones, por su calado social y repercusión pública, sometida a una mayor cantidad de “luz y taquígrafos” sobre toda su actividad ordinaria y extraordinaria”.

Así es como en primer lugar, destacan que “las afirmaciones realizadas por este Consejero carecen del más mínimo rigor técnico, no existe ninguna base para tales aseveraciones y no se aporta documentación alguna. Son simples preguntas al aire que tienen respuestas claras y fácilmente contrastables por cualquier Deportivista. Accionistas, socios y aficionados pueden estar tranquilos con la realidad económica del Club, porque no hay otra”.

La deuda del Deportivo

“A fecha de hoy la deuda total del Deportivo asciende exactamente a 90,6 millones de Euros más intereses (otros 14,3 millones de Euros). De ella, la parte más importante, 77 millones de Euros (intereses incluidos), corresponden a préstamos a los que hay que hacer frente en los próximos doce años sin discusión de cantidades ni de vencimientos. Éstos últimos, sumados al pago del resto de la deuda ordinaria e intereses a la Agencia Tributaria, arrojan como resultado 98,9 millones de Euros a abordar en el periodo 2020-2032. Además de esa deuda, el Patrimonio Neto de la sociedad es negativo en 72,68 millones de euros (a 30 de junio de 2019 según la auditoria aprobada en Junta General de Accionistas)”.

Añaden que “esta situación, ya de por si compleja, se ha agravado de forma importante en los últimos meses por la crisis financiera causada por la COVID-19, lo que sitúa al Deportivo y al sector futbolístico en una encrucijada sin precedentes. Dentro de 15 días, y durante poco más de mes y medio, nos jugamos una de las claves del futuro del Dépor, seguir militando en el fútbol profesional español. Una posibilidad de seguir vivos en el terreno de juego que a la llegada de este equipo de gobierno era casi una utopía que se consiguió revertir con la unión y el esfuerzo sin fisuras de todos, con una lealtad hacia el Deportivo que ahora se pretende quebrar sembrando dudas sin plantear certezas, ni alternativas, ni soluciones reales a los supuestos problemas”.

El Playa Club

Ante la sugerencia de la venta del Playa Club, aunque no de forma directa, desde el Deportivo apuntan que “el Club carece de activos patrimoniales para hacer frente a esa cantidad. Más concretamente, los activos patrimoniales del Club no serían suficientes, ni de lejos, para hacer frente únicamente a los intereses de la deuda”.

El apoyo de ABANCA

“Es por ello que nos ratificamos en el proyecto que expusimos al Deportivismo y con el que nos presentamos ante todos los accionistas. Lo hemos venido plasmando desde nuestra llegada al órgano de gobierno de la sociedad y sigue siendo el único existente y posible en las circunstancias actuales del Club. No hay otro plan. Desde el primer minuto entendimos el problema y trabajamos para encontrar la solución con el respaldo del músculo financiero de ABANCA. De no ser por él, por ese crédito participativo de 5 millones de euros firmado a principios de 2020, el equipo estaría hoy abocado al descenso a Segunda División B y el Club, por extensión, a su desaparición. Este préstamo ha permitido además de reforzar el cuerpo técnico y el plantilla, poder afrontar los gastos de temporada derivados de la crisis sanitaria. No se trata de una venta a ABANCA, es un rescate que obliga a una capitalización para poder hacer viable el Club. Lo que deseamos desde el Consejo, y lo que ha dicho insistentemente querer ABANCA, es que el mayor número posible de accionistas y Deportivistas acudan a la ampliación de capital dinerada, y no solo participe la entidad financiera. De este modo, además, se podría mantener la actual estructura accionarial y equilibrar el Patrimonio Neto.

En esa línea de trabajo, seguimos teniendo la firme intención de volver a construir un Dépor grande, de y para Coruña y los Deportivistas. Para ello, se celebrará una Junta Extraordinaria en las próximas semanas en la que los accionistas decidirán si el camino a seguir es el que diseñamos y presentamos en nuestra hoja de ruta”.

El mensaje directo a Miguel Otero y las disculpas de Vidal por contar con él

“Por ello entendemos que si el señor Otero no está en sintonía con el ilusionante proyecto presentado para el Club está en su derecho de dejar de formar parte del mismo y de acudir directamente a los tribunales correspondientes. Si no, hemos de recordarle que su deber es actuar siempre con lealtad y responsabilidad, obrando de buena fe y en el mejor interés de la Sociedad.

Por último, a título personal, el presidente del Consejo de Administración, Fernando Vidal, quiere “pedir disculpas a todos los que apoyan el proyecto del equipo que lidero por el error cometido al contar con el consejero Miguel Otero a pesar de las múltiples y casi unánimes advertencias, los comentarios negativos y las presiones para que no lo sumase a este grupo. Estoy profundamente decepcionado por su actitud y me siento traicionado personalmente. Creo que un Consejero ha de tener unas miras bastante más altas, dejar a un lado los intereses personales y moverse solo por los del Club, evitando en todo momento dañar la imagen de esta entidad a la que todos queremos”.

Tenemos por delante, en un corto espacio de tiempo, retos deportivos, económicos y sociales claves para la supervivencia del Club. Por eso, aquí se acaban las disputas. No vamos a convertir esto en lo que, como Deportivistas, no queremos para nuestro Club. No vamos a permitir que mediante falsas acusaciones e insinuaciones se juegue con la estabilidad de la entidad, la ilusión de toda una afición y el futuro de muchas familias que dependen directamente e indirectamente del Real Club Deportivo. Lo único que vamos a hacer es seguir trabajando por intentar mantener la categoría en el campo, apuntalar la estabilidad económica de la sociedad en el presente y en el futuro y recuperar la unidad social que siempre ha caracterizado a la afición del Dépor y que convierten al Deportivismo en el principal activo de este Club al que la mayoría, con hechos, demostramos querer”.

Sobre el Autor

Equipo de redacción de Riazor.org.