Riazor espera volver a teñir Galicia de blanquiazul

207

El Celta ha conseguido la victoria en los últimos tres derbis, mientras que el estadio del Deportivo no ha presenciado una victoria de su equipo desde hace más de siete años.

La historia más reciente el Deportivo ha sido más exitosa que la del Celta de Vigo en lo que al ámbito de competición se refiere. Las estadísticas están ahí, y en las últimas doce temporadas el conjunto celeste tan solo ha quedado por encima de los herculinos en una ocasión. A pesar de la teórica superioridad blanquiazul en la tabla clasificatoria, los derbis siempre se han denominado de manera acertada como “partidos en los que puede pasar de todo”. En sus últimos días en Primera División, el Celta hizo honor a estas palabras y supo plantarle cara a los coruñeses.

Los vigueses protagonizaron un año horrendo en su segunda caída del siglo XXI a la categoría de plata, mientras que un Deportivo dirigido por Caparrós fue de más a menos. Hablamos de la campaña 2006/07, en la que el renovado ‘Baby Dépor’, que ya contaba en sus filas con hombres como Lopo, Juan Rodríguez o Riki, no pudo vencer a su eterno rival en Riazor (0-1) ni en Balaídos (1-0), donde se disputó el último derbi que se recuerda.

Hay que remontarse al curso anterior para encontrar el que fue el último triunfo herculino en el clásico del fútbol gallego. El equipo del de Utrera había comenzado la temporada en una forma sensacional, con un Diego Tristán recuperado y un estelar Valerón. El Celta, por su parte, acababa de regresar a la máxima categoría y le costó volver a adaptarse. En la jornada 16, los blanquiazules asaltaron Balaídos y ganaron por 0-3. Para el recuerdo quedará el magnífico tanto de Valerón después de deshacerse de toda la defensa celeste. Los celtistas supieron reponerse y crecer en su juego para finalizar ese mismo año por encima del Deportivo.

En la segunda vuelta, el sur de Galicia pudo con el norte. El conjunto vigués, comandado por David Silva, silenció Riazor con un contundente 0-2 que sirvió a los olívicos para redimirse de lo sucedido dos cursos atrás, cuando el Deportivo les había endosado un global de 8-0. Fue la temporada 2003/04 la gran debacle deportiva para el Celta, que se vio reflejada en los derbis. El equipo de Irureta consiguió vencer por 0-5 en el estadio vigués y 3-0 en A Coruña. El último resultado dejó muy tocado a los de Moncho Carnero y les impidió recuperarse para salvar la categoría.

A día de hoy, la afición deportivista no olvida estos buenos resultados, pero está con ganas de revancha. Hace siete años que su equipo no vence un derbi en Riazor y, tras tres derrotas consecutivas, las ilusiones por volver a vencer en un clásico gallego son cada vez mayores. Ambos conjuntos llegan en una de las temporadas más ilusionantes de los últimos años y, aunque tan solo acaba de cumplirse un cuarto de Liga, la importancia del partido del domingo podría ser determinante para el futuro cercano de los dos clubes.

Sin un dominador claro desde el año 2000

En este siglo, ha habido absoluta igualdad de marcadores entre ambos equipos. Desde la entrada del nuevo milenio, el Celta y el Deportivo han vencido cada uno en seis ocasiones, mientras que el único empate data del encuentro de ida de la campaña 2001/02. En ese partido, que destaca por la grave lesión de Manuel Pablo, los blanquiazules remontaron un 0-2 en diez minutos, aunque el arreón final no les sirvió para llevarse los tres puntos.

Sobre el Autor

A Coruña, 1990. Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Facultad de Santiago de Compostela, he sido redactor de Riazor.org desde 2011. Reparto mi tiempo entre escribir de fútbol y la realización, edición y postproducción de piezas audiovisuales.

Comentarios están cerrados.