Rumbo a la gloria

186

El Palo es el último obstáculo que le queda al Deportivo ‘B’, que se la juega este domingo en Riazor, para finalizar la temporada a lo grande.

No es un sueño, es totalmente real. Los hombres de José Luis Devesa se han colado en la final del play-off, pero no sin sufrimiento, y se encuentran a solo dos partidos de poner el broche de oro a la campaña con un ascenso a Segunda División ‘B’. No hace ni 24 horas que el Fabril conoció que su próximo rival será el CD El Palo, de Málaga, que viene de golear al Jumilla en la eliminatoria anterior.

El camino para llegar hasta aquí no ha sido nada sencillo, ya que coruñeses han tenido todas las desventajas que acarrea clasificarse como cuartos –disputar los encuentros de ida en casa y peores cruces en los sorteos-. Primero se enfrentaron al Cornellà, segundo del grupo catalán, y ahora acaban de superar al Tuilla, campeón asturiano. Sin embargo, los fabrilistas apenas han tenido tiempo para celebraciones porque ya deben centrarse en El Palo, que visitará el Estadio Municipal de Riazor el próximo domingo a las 17 horas.

La escuadra que dirige Daniel Pérez fue la mejor del Grupo IX, aunque falló ante el Burgos en la primera ronda y perdió por un ajustado 3-2. Los números de El Palo en el campeonato regular son muy similares a los del filial del Deportivo: 20 victorias, 14 empates y 4 derrotas, además de contar con 72 goles a favor y 36 en contra. Pero su mayor fortaleza es que en su estadio, el Nuevo San Ignacio, se han mostrado intratables –únicamente han perdido un partido desde agosto del año pasado.

Precisamente, parte de las opciones del Fabril pasan por lo que haga este fin de semana en casa, aunque no será en Abegondo, sino en Riazor, que fue la opción por la que se decantaron los pupilos de Devesa. En las otras dos eliminatorias, contra el Cornellà y el Tuilla, sufrieron de lo lindo en el encuentro de vuelta -en ambos cayeron derrotados por 2-1- para aguantar el buen resultado que habían cosechado en la ida.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.