Seedorf: “Es un pecado recibir gol por momentos de desatención, son regalos”

0

Tras cosechar su derrota más abultada desde que dirige al Deportivo, Clarence Seedorf compareció en la sala de prensa del Coliseum Alfonso Pérez y afirmó que “no ha cambiado nada de ayer para hoy”. “Seguiremos trabajando, en tres días tenemos la suerte de otro partido para olvidar este. Hay que olvidarlo rápido. Estamos aquí trabajando, confiando en que lo vamos a sacar. Esta derrota no cambia nada. Fue como fue, con tres errores nuestros… Contra el Getafe es así. En ese sentido no hemos hecho nada diferente a los demás que han venido aquí. Es difícil, pero estoy preparado para animarlos, ellos también para levantarse. Hay que pasar página”, aseguró.

En los tres goles, el Dépor cometió errores “preocupantes” y para Seedorf “es un pecado que por momentos de desatención recibas un gol”. “Eso yo lo llamo regalos. No se puede regalar esas situaciones al Getafe. Es un equipo que respeto mucho porque sabe aprovechar los errores del adversario. A veces son errores forzados, pero hoy son nuestros. Falta de atención“, añadió.

A pesar de acumular ya cuatro encuentros en el banquillo, el holandés todavía no ha sido capaz de ver a su equipo marcar un gol: “en el último partido creamos muchas ocasiones. En todos los encuentros. Hoy quizá un poco menos. En los últimos metros nos faltó un poco de chispa. En los otros partidos creamos y hay que seguir buscándolo”.

En cuanto a las novedades en el once, explicó que “Guilherme fue un cambio obligado” porque “sintió pequeñas molestias tras el último partido”, que decidió dar entrada a Muntari porque “tenemos que empezar a utilizarlo para que entre en su mejor forma” y que Andone “también tenía alguna molestia muscular” y “teníamos la oportunidad de dejarle descansar un tiempo para preservarlo para el resto de Liga”.

Además, reconoció que “Krohn Dehli no ha tenido un buen rendimiento en el primer tiempo” y que por eso lo sustituyó: “no quería cambiar nada tácticamente. El equipo estaba en equilibrio, habíamos entrenado para jugar con Borges en esa posición. Tener superioridad en el centro del campo y nada más”.

Sobre el Autor