Sergio Canales recuerda cómo se enteró de que pertenecía al Deportivo

0

La cuarentena está sirviendo para que muchos jugadores concedan entrevistas telemáticas en Instagram. Antes citábamos el caso de Angeliño Tasende. Y ahora hacemos lo propio con Sergio Canales. El centrocampista del Betis estuvo este lunes en Charlas de Fútbol, y recordó un episodio de su vida que ya teníamos olvidado. Cuando explotó en el Racing de Santander, el Deportivo tenía el 50% de sus derechos.

Así se lo recordó Juan Arroita. En plena conversación sobre su trayectoria, el periodista de Charlas de Fútbol le mencionó aquella anécdota. Y Canales reaccionó con risas. “Fíjate que yo me entero una vez que me voy a ir al Real Madrid. Acababa contrato y yo obviamente no me quería ir gratis, pero la situación que se me produjo en el Racing me obligó un poco a ello. Entonces al no querer salir (completamente) gratis, el Madrid pagó un traspaso pequeño. Ahí me enteré que el Deportivo tenía el 50%“.

Pero, ¿cómo se explica todo eso? ¿Por qué pertenecía Canales al Dépor? Aquel acuerdo “se había hecho cuando yo tenía 13 o 14 años, en un traspaso con Munitis”. Juan Arroita lo interrumpió y le insistió entonces: “¿Pero eso tú lo sabías?” Y Canales se explicó: “No, no, no. A mí no se me había comentado, al final eso es algo entre clubes. Según me contaron, cuando yo tenía 13 años o 14 años, el Dépor quiso meter el 50% de mis derechos en la operación de Munitis, Antonio Tomás, Aouate, el portero…”.

Aquella negociación tuvo lugar en el verano de 2006. Y contó con varios implicados. Munitis regresó a Santander, Aouate y Antonio Tomás ficharon por el Dépor. Y Momo y Rubén Castro jugaron a préstamo durante una temporada en el Racing. El otro nombre propio de aquel acuerdo era el de Sergio Canales, sin embargo, el joven jugador no era aún consciente. Ironías del fútbol. “Yo me enteré a través de eso -a través de su fichaje por el Real Madrid-, ya pasados los años”, concluyó entre risas.

Sobre el Autor

En Xogo (TVG) y Galicia en Goles (Radio Galega). Aquí, juntando letras sin que suenen mal. O intentándolo.