fbpx

Los datos de Unionistas: Directo a la competitividad

0

Llega a Riazor en esta última jornada todavía con esperanzas. Y eso ya de por sí es un éxito. Porque  ha logrado avivar la llama del playoff hasta el final. Lo ha hecho Unionistas de Salamanca gracias a, como dicen los datos, mostrar una competitividad máxima a partir del juego directo. Un estilo del que también sabe huir cuando es preciso. Tras una gran primera vuelta, el conjunto charro ha bajado en esta segunda parte del curso. Pero con la sorprendente llegada de Luis Ayllón al banco, Unionistas ha vuelto a acelerar y ahora espera un milagro para disputar la fase de ascenso a Segunda y seguir acumulando éxitos.

Baja su rendimiento Unionistas a domicilio. Pero no tanto como para ser considerado una mera comparsa. Y es que aunque el bloque de Salamanca tan solo ha sido capaz de conseguir cuatro puntos en la segunda vuelta en céspedes naturales, el bloque dirigido por Ayllón llega a Riazor como el cuarto mejor equipo de los últimos dos meses de competición. Se ha hecho fuerte en el Reina Sofía un Unionistas. Pero fue en el Matapiñonera (otro campo de hierba artificial, como el suyo) donde logró hace dos semanas el triunfo que necesitaba para llegar con ilusión a A Coruña.

Acude, por tanto, necesitado el cuadro castellano y leonés, que acabará la liga como el equipo que juega más directo en el Grupo 1. Así lo dice su media de pases en largo. Con 55,91, es la más alta de la competición. Y es que el bloque charro apuesta, eminentemente, por saltarse la zona de creación y buscar rápidamente a Jesús De Miguel. El delantero de 1,89, que ya estuvo a las órdenes de Ayllón en el Navalcarnero, no es solo el encargado de fajarse en los duelos aéreos. Porque este curso se ha destapado, además, como goleador. 13 tantos lleva el punta referencia, que comparte ataque con otro ‘tanque’ como De la Nava o con un futbolista más fino como Pablo Espina. Todo depende del contexto.

Ha sido ese gran rendimiento goleador de De Miguel o Espina el que permite a Unionistas ser uno de los equipos más efectivos de la liga. Y es que el conjunto del Reina promedia 1,5 goles cada 90 minutos, pese a que sus goles esperados (xG) no llegan a 1,2. Es decir, aprovecha muy bien sus ocasiones, que no son pocas pero tampoco abundantes. Lo demuestra su media de 10,38 tiros, que le sitúa en la zona media de la tabla en este apartado.

Pero el buen rendimiento de cara a puerta no se queda exclusivamente en sus delanteros. Y es que entre Cris Montes, Iñigo Muñoz y el exdeportivista Rayco se apuntan también una buena cuota de gol. 14 tantos han logrado en conjunto los tres extremos más habituales en el 4-4-2 unionista. Aportan así los futbolistas de banda llegada al área, pero también desequilibrio por los costados. Un aspecto clave en el modelo de juego salmantino.

Aunque si hay que hablar de desequilibrio por fuera, todas las miradas apuntan a José Salinas. El lateral izquierdo ha aportado en defensa, pero sobre todo en ataque. Suma seis goles cuando sus goles esperados, siempre según Wyscout, no llegan a 1,5. El joven zurdo será una de las piezas más codiciadas en este mercado de verano, después de haber explotado tras la marcha de Jon Rojo al Zamora en el pasado mercado estival.

El equilibrio

Pero si Unionistas tiene por fuera piezas para decantar los partidos a su favor en área rival, lo de dentro debe dar equilibrio. Y vaya si lo hace. Porque entre Mandi, Nespral y Luis Acosta conforman un doble pivote capaz de dar solidez al equipo. Al correcto criterio con el balón en los pies suman los tres una buena capacidad de ida y vuelta para mantener las distancias y poderío en los duelos.

Aunque si hablamos de poderío, nadie mejor que los centrales. Piña gana el 74,5% de sus duelos defensivos. Ramiro Mayor, el 66,7%. A ellos se les une un Alfredo Pedraza que llegó en invierno y ha sumado mucho en su rol de segundo o tercer central. Todo para terminar de conformar a Unionistas como uno de los conjuntos que menos concede.

Demuestran su fortaleza sin balón el equipo charro los 8,13 chuts permitidos, que se traducen en 0,82 goles esperados (xG) en contra por cada 90 minutos. Una cifra baja que no se traduce en sus tantos encajados reales, pues ha recibido 37 en 36 partidos. Al igual que es efectivo, sus rivales también.

Pese a ello, el cuadro dirigido por Luis Ayllón es un rival incómodo, como ya se vio en la ida cuando lo dirigía Mori. Y llegará a Riazor con la necesidad extrema de ganar, ante un rival que mira de reojo el playoff. Deberá, por tanto, exponer. Y no tendrá como gran aliado el césped sintético y las dimensiones reducidas, con todo lo que eso conlleva para su competitividad basada en el juego directo y la presión en campo rival.

Sobre el Autor