El Deportivo competirá en una Segunda División con aroma histórico y sin filiales

0

Cuando se define la Segunda División española se utilizan muchos calificativos relacionados con el extremo sufrimiento que atraviesan los equipos que compiten en ella. Larga, dura, competitiva… Por composición, y también por nivel, como manifestó Manolo Jiménez hace unas semanas, cuando dejó la liga griega como campeón con el AEK para entrenar a Las Palmas: “Es la segunda categoría más potente de Europa”. En su regreso a la Liga 1,2,3 el Deportivo comprobará de primera mano que esto no son tópicos manidos, ya que la categoría de plata de la próxima temporada se presenta como la mejor de los últimos años.

Este fin de semana se han cerrado definitivamente los 22 billetes para competir en Segunda División en la temporada 2018-19. Elche y Extremadura han sido los últimos en subirse al tren accediendo a través del playoff de ascenso. Será una campaña con cierto aroma histórico, nostálgico incluso. Estos clubes son sólo dos de los 18 que pueden presumir de haber jugado en Primera División.

El peso del escudo de muchos de los equipos que pelearán por volver a la élite se refleja en la clasificación histórica de la máxima categoría. Zaragoza, Deportivo, Osasuna, Sporting, Oviedo, Mallorca y Las Palmas están dentro del Top 20. Y con la excepción del equipo balear, recién ascendido desde Segunda B, todos ellos partirán con el objetivo único del ascenso.

Otro de los factores que hacen la liga más atractiva es la ausencia de filiales. En las últimas temporadas ha sido habitual ver a muchos segundos equipos desfilar por la categoría de plata, no siempre logrando ser competitivos. Fue el caso del Sevilla Atlético este año. Pero con la eliminación del Villarreal B, el que más lejos llegó en las eliminatorias, a manos del Elche, la Segunda División no contará con la presencia de ningún equipo filial por primera vez en 15 años.

Dos ‘compañeros de viaje’ del Fabril

La dimensión histórica de la temporada del Fabril cobró todavía más importancia viendo los ascensos definitivos. Porque dos de los cuatro equipos que llegan a Segunda son viejos conocidos del filial blanquiazul. El Rayo Majadahonda fue el único equipo capaz de superarlo en la liga regular, y con polémica, mientras que el Extremadura lo dejó en la cuneta en una igualadísima eliminatoria de playoff decidida en la prórroga.

Sobre el Autor