En tal partido como hoy… Deportivo 4 – 3 Elche (2011-12)

0

Regresamos con nuestro ‘En tal partido como hoy…’ para recordar, con motivo de un nuevo Deportivo vs Elche, el que seguro ocuparía un lugar muy alto en el ranking de los partidos más vibrantes de la década en Riazor. Viajamos hasta la temporada 2011-12, cuando con Oltra en el banquillo el estadio herculino se convirtió en un fortín, aunque no siempre sin vivir emociones fuertes y haciendo de muchos encuentros una montaña rusa que, eso sí, solía acabar bien para los intereses blanquiazules.

Este fue el caso del Dépor vs Elche de la jornada 35, un espectáculo que tuvo de todo. Errores garrafales, tantos de bella factura, delanteros que a día de hoy golean en Primera División y, sobre todo, un tira y afloja en el que el conjunto ilicitano respondía rápidamente a cada bofetada coruñesa. El desenlace siguió un patrón bastante habitual en ese curso: Balón parado y Diego Colotto.

Valerón se encargó de abrir la cuenta bien pronto tras una gran jugada colectiva, pero Ángel, el mismo que no ha perdido el olfato en el Getafe de Bordalás, igualaba el marcador antes del cuarto de hora tras un córner en el que Aranzubia ya dejaba entrever que no sería su día.

El encuentro, de ida y vuelta, enloqueció todavía más tras el descanso. Cuando empezó el show de Bruno Gama. El portugués llegó en plena forma al tramo final de Liga y ante el Elche firmó dos buenos tantos, especialmente el segundo, con un gran disparo desde fuera del área. ¿El problema? Que los visitantes volvieron a responder de forma inmediata. Ángel repitió con la colaboración de Aranzubia, al que se le escapó un manso remate de cabeza, y Edu Albacar exhibió su zurda en un magistral lanzamiento de falta.

El Rey del segundo palo

Pero el Dépor se había visto en muchas así ese año y sabía que siempre iba a tener una más. Y llegó en la estrategia. Colotto, el ‘Rey del segundo palo’, en esa ocasión no tuvo que hacer honor a su título, pero sí se mostró igual de frío dentro del área. Recogió un balón suelto tras un saque de esquina para congelar el tiempo y engañar a Juan Carlos como si de un penalti se tratase.

El argentino puso la rúbrica a la que fue la 13ª victoria consecutiva en Riazor, la última de una espectacular racha en la que se cimentó el ascenso y el récord de puntos de Segunda División (91) que en 2019 todavía nadie ha sido capaz de superar.

Sobre el Autor