Koné, el enésimo ‘lo que pudo ser y no fue’

0

El Deportivo ha reforzado su delantera con Mamadou Koné. Una vez que Carlos Fernández ha regresado al Sevilla tras su cesión y que Quique González se ha marchado traspasado al Eibar, el Deportivo se ha reforzado con un delantero que el curso pasado estuvo a préstamo en el Málaga. Ismael Touat, de BeSoccer, analiza el paso del punta por La Rosaleda.

Así juega Koné

Mamadou Koné fue cedido del Leganés al Málaga un año y firmó una cláusula de continuidad en La Rosaleda en caso de ascenso. El equipo costasoleño no subió. El Málaga intentó que se quedara, pues el delantero había ofrecido buenas sensaciones cuando estuvo sano. Finalmente, llega al Deportivo.

El Deportivo ficha con Koné un delantero rápido y habilidoso, que puede jugar por banda y es versátil. Su punto flaco es al mismo tiempo lo que le hace diferente: el físico. Si bien puede ser un futbolista determinante por su profundidad, rapidez y potencia, es propenso a las roturas musculares. Al menos lo fue en su corta y casi testimonial etapa en Martiricos. Apenas disputó ocho encuentros en Segunda División.

Tras un periplo de cesiones y no consolidarse en Oviedo, Leganés o KAS Eupen, empezó siendo en el Málaga un recurso y revulsivo con Juan Ramón López Muñiz. Primero confió en la delantera Blanco Leschuk-Harper. La lesión de este último permitió la entrada de Koné, quién en lo poco que ha jugado ha demostrado ser un futbolista interesante, activo y peligroso para el rival.

De segunda punta o por banda, mejor conductor que receptor al espacio, Koné tiene la habilidad suficiente como para sortear rivales con regates que firmaría el propio Ronaldinho (véase ante Osasuna y Nástic). Justo ante este rival se lesionó, se tuvo que operar, la operación se alargó y se pasó mucho tiempo en el dique seco. Aquello ocurrió a mitad de noviembre, regresó en forma de convocatoria en febrero, nueva recaída y vuelta en mayo, ya con Víctor Sánchez del Amo (conocido en Riazor).

Sus mejores actuaciones se concentran en la quincena anterior hasta su percance físico: dos asistencias ante Numancia, gol al Sporting, gol al Nástic… y lesión. Apenas se supo más. Seis minutos frente al Oviedo en casa y casi 90 ante el Albacete. Partidos que el Málaga ganó en el tramo final de la liga regular. Ni siquiera fue convocado para el play off de ascenso.

Koné engorda la lista de múltiples jugadores que pudieron ser y no fueron en Málaga. A sus 27 años el punta costamarfileño tiene una nueva oportunidad. Tiempo y potencial tiene.

Sobre el Autor

Equipo de redacción de Riazor.org.