fbpx

La difícil remodelación de la sala de máquinas del Deportivo

0

El Deportivo ha optado por iniciar el mercado firmando jugadores que se presentaban como grandes oportunidades, a pesar de que eso aumentara el overbooking de la plantilla. El conjunto blanquiazul cuenta ahora mismo con hasta 23 jugadores con contrato en vigor y necesita centrarse en la operación salida. Una de las zonas en las que más complicado tendrá la remodelación es en la sala de máquinas, ya que ahora mismo tienen en nómina a cinco mediocentros, algunos cuya situación contractual lo complica todo.

Álex Bergantiños y Villares, indiscutibles

Dos de esos mediocentros son Álex Bergantiños y Villares, ahora mismo la seña de identidad del Deportivo. Su presencia en el centro del campo blanquiazul durante la segunda mitad de temporada fue clave para que el equipo pudiera lograr el billete para Primera RFEF y seguirán siendo indispensables. Los dos tienen un año más de contrato y están llamados a aportar estabilidad en la zona ancha y favorecer la adaptación de los refuerzos que puedan llegar.

La situación delicada con Uche y Celso Borges

Uche Agbo y Celso Borges fueron dos de las grandes decepciones de la pasada temporada. Su bajo rendimiento y el mal funcionamiento del centro del campo del Deportivo están relacionados, pero al mismo tiempo su situación contractual hace complicado pasar página. Ambos no tienen sólo contratos altos, sino también largos en el tiempo. El nigeriano firmó hasta 2024, mientras que el acuerdo con el tico se va hasta 2023, además de la posibilidad de incorporarse al organigrama cuando deje el fútbol.

La intención es que al menos uno de los dos abandone el club este mercado, pero es posible que no pueda haber movimientos de entrada para el centro del campo hasta que no se aclare el panorama.

Yago Gandoy con el Deportivo

Foto: Fernando Fernández

Una nueva oportunidad para Yago Gandoy

Y es que ese atasco en la posición también le restaría opciones a Yago Gandoy. Después de vivir su primera temporada con el primer equipo, el canterano espera que el cambio en el banquillo le permita tener más oportunidades que el curso pasado. Con contrato hasta 2023, tiene a favor su condición de sub-23, pero no le vendría nada mal que hubiera movimientos para iniciar la pretemporada con más posibilidades.

Sobre el Autor

Equipo de redacción de Riazor.org.