Las notas del Deportivo en la temporada 2018-2019: Portería y defensa

0

El final de temporada es el momento perfecto para puntuar y valorar el rendimiento de los jugadores del Deportivo a lo largo del campeonato. Tras quedarse a las puertas del ascenso, el conjunto blanquiazul cierra un año cargado de altibajos y con futbolistas que han estado por debajo del nivel esperado. A través de estos textos iremos analizando diferentes demarcaciones. Aquí está la valoración de la portería y la línea defensiva.

Dani Giménez: 8,6. Pilar fundamental en el equipo y quizá el principal responsable de que el Dépor tuviese opciones de ascenso hasta el último momento. Jugó al completo los 41 partidos de LaLiga 123 y terminó como segundo en el Zamora, superado únicamente por Rui Silva, meta del Granada. El portero gallego salvó a los suyos en múltiples ocasiones y en su debe solo queda un fallo que provocó que se escapasen dos puntos de Tenerife. Sin duda, la renovación automática de Dani Giménez es la primera gran noticia para el Deportivo 19/20.

Adrián Ortolá: s.c. Es uno de los dos futbolistas de toda la plantilla blanquiazul que no disputó ni un solo minuto en el campeonato de liga. Sin embargo, el guardameta criado en las categorías inferiores del Barcelona abandonará el Dépor dejando un gran recuerdo en muchos aficionados por su compromiso y sus ganas de trabajar a pesar de la falta de oportunidades. El propio Dani Giménez se deshizo en elogios hacia él por su compañerismo y su forma de ser. Muchos aficionados blanquiazules expresaron su gratitud a través de las redes sociales.

Eneko Bóveda: 5,7. El ex del Athletic se pasó gran parte del curso con escaso protagonismo, apareciendo solo en partidos puntuales y muy espaciados. Fue en el mes de abril cuando se hizo con la titularidad y ya no la soltaría hasta el desenlace de la campaña. En esta recta final, Bóveda mostró una solvencia defensiva muy superior a la de un David Simón que fue de menos a más. Además, en los últimos partidos se animó a aparecer en posiciones ofensivas, realizando acciones de calidad en el área rival y dando buenos pases a los arietes.

David Simón: 4,7. Temporada bastante decepcionante del futbolista canario que llegaba procedente de Las Palmas. Su comienzo de temporada no fue del todo malo pero pronto empezó a pagar el desgaste físico provocado por la falta de competencia y el sistema empleado por Natxo González. Ese bajón provocó que tras la salida de Valentín, Bóveda le fuera quitando protagonismo poco a poco hasta dejarle un papel casi residual al que ayudaron sus problemas en el pubis.

Domingos Duarte: 7,5. El mejor zaguero del Deportivo y probablemente uno de los más seguros de la categoría. En su primer año en España, el portugués ha probado ser un jugador muy expeditivo y con gran inteligencia táctica. También demostró sus dotes manejando el cuero a la hora de salir tocando, aunque esto supuso algún que otro susto para la afición blanquiazul. Domingos Duarte no continuará en el Deportivo y ya ha despertado el interés de varios equipos de Primera División.

Pablo Marí: 6,4. Su temporada fue claramente de más a menos. Pronto se adueñó de la titularidad y formó una gran pareja de zaga junto a Domingos Duarte. Sin embargo, durante la segunda vuelta su rendimiento bajó una barbaridad y no terminó de encontrarse cómodo en ningún momento. Se trata de un central corpulento y con una buena salida de balón al que quizás le faltó algo de fortaleza mental para afrontar los momentos más complicados de la temporada. Su partido en Mallorca demuestra que no llegó bien al tramo final.

Michele Somma: 6,4. Su gran papel en la eliminatoria ante el Málaga genera dudas a la hora de entender su poco protagonismo a lo largo de la temporada. Sin hueco al inicio de año tras las grandes actuaciones de Duarte y Marí, el italiano siempre cumplió cuando el equipo lo necesitó. Ante el Málaga estuvo siempre atento al corte y se anticipó constantemente a los delanteros del cuadro malagueño.

Íñigo López: s.c. Su llegada en el mercado invernal generó dudas al no tener muchas oportunidades en el Extremadura. Aterrizó en el Dépor con el rol muy definido de cuarto central y tan solo disputó unos minutos en Soria. El central será más recordado por sus problemas judiciales que por su aportación en el terreno de juego.

Diego Caballo: 5,6. En el inicio de la temporada, Natxo González apostó por la alternancia en el lateral izquierdo. Bien Saúl, bien Caballo, jugaban varios partidos seguidos como titulares para luego cederse el relevo. Bajo este sistema, el salmantino mantuvo un buen nivel y dio evidencias de su potencia física. Sin embargo, cuando la polémica en torno a la salida de Saúl hizo que Caballo gozase de mayor continuidad, su rendimiento comenzó a disminuir. De esta forma perdió de nuevo la titularidad, jugando un papel poco más que testimonial en el tramo decisivo del curso.

Saúl: 6,2. La temporada de Saúl vivió etapas muy diferentes. Durante el verano el club trató de buscarle una salida en su último año de contrato pero el cántabro se acabó quedando en el equipo. Las lesiones de Diego Caballo y Sebastián Dubarbier le abrieron las puertas de la titularidad y cuajó buenas actuaciones. Rotó durante buena parte del año con Caballo pero acabó jugando todos los partidos importantes al final de temporada. Ayer se despedía de la afición blanquiazul tras finalizar su vinculación con el club.

Dubarbier: s.c. Uno de los grandes fiascos de la temporada. El argentino fue una de las primeras incorporaciones del nuevo proyecto del Dépor y su aportación en el terreno de juego fue nula. La irrupción de Diego Caballo y el buen papel de Saúl le cerraron las puertas de la titularidad de par en par. La única vez que le vimos con la camiseta del Dépor fue en Copa en el encuentro ante el Zaragoza donde se lesionó. Es el único jugador de campo que no tuvo minutos en liga a lo largo de toda la temporada.

loading...

Sobre el Autor

Equipo de redacción de Riazor.org.