Las opciones de salvación del Fabril

0

Obrar el milagro se hace cada vez más difícil. La situación del Fabril es crítica y los blanquiazules necesitan sacar la calculadora para lograr abrazar la épica. El filial del Deportivo está inmerso en una mala dinámica de la que le está resultado verdaderamente difícil salir. Los herculinos solamente han logrado sumar 18 puntos en las 27 jornadas disputadas en lo que va de campeonato, lo que lo sitúa como colista de su grupo. Unos números alarmantes.

La salvación en Segunda B se estima alrededor de los 40 puntos, sin tener que ser necesariamente suficientes para lograr el objetivo. Para llegar a ellos, el equipo de Luisito necesita sumar 22 puntos más, es decir, ganar siete partidos y empatar uno, como mínimo, en los once encuentros que quedan hasta final de temporada. Debido a su condición de colista, el filial, además de ganar, debe estar atento a los resultados de otros siete equipos. Esta es la situación de cada uno de ellos:

  • Navalcarnero: Inmediatamente por encima del Fabril con tres puntos más (21). Los madrileños no han sumado en lo que va de año tras nueve jornadas consecutivas en blanco. No conocen la victoria desde el pasado diciembre, cuando vencieron al propio Fabril en su feudo (2-0). Aunque tiene que medirse ante el Fuenlabrada y la Ponferradina, su calendario es el menos exigente: Unión Adarve, Valladolid B, Salamanca, Celta B y Burgos son algunos de sus próximos rivales.
  • Rápido de Bouzas: Tercero por la cola (22 puntos). Los vigueses, quienes perdieron en Abegondo en la primera vuelta (2-1), empezaron 2019 ganando tres partidos consecutivos, pero vuelven a estar en horas bajas y solo han sumado dos puntos en los últimos seis partidos. Es el equipo en descenso que tiene el calendario más complicado. Aún deben enfrentarse ante seis equipos de la zona alta entre los que destacan los filiales madrileños.
  • Las Palmas Atlético y Unión Adarve: Ambos tienen 29 puntos. Por diferencia de goles, los canarios, quienes empataron en su visita a Abegondo, se encuentran en descenso y los del Pilar en playout. El equipo amarillo tiene el calendario más complicado, ya que la mitad de sus futuros enfrentamientos serán con rivales de la zona superior de la tabla. Los de la capital, vencedores en los dos partidos en los que se han enfrentado al Fabril, tienen un calendario similar al de sus vecinos de Navalcarnero.
  • Burgos: Al borde del precipicio también con 29 puntos, pero fuera de peligro a día de hoy. Sin embargo, tiene un calendario poco asequible para la situación en la que se encuentra: visitará al Pontevedra, Atlético B y Fuenlabrada y recibirá al RM Castilla y a la Cultural Leonesa. Los castellanos ya visitaron Abegondo en el primer partido de Luisito y salieron derrotados (2-0).
  • Salamanca, Celta B y Valladolid B: Los tres tienen 33 puntos, a solo cuatro del descenso. Dependen de ellos mismos y ninguno, sobre todo el equipo de Pucela, tiene un calendario demasiado exigente. Sin embargo, no pueden relajarse si no quieren meterse en problemas mayores. El Fabril empató los dos choques ante el Salamanca y el de ida contra el Valladolid B y perdió los dos derbis ante el Celta B.

El equipo de Luisito tiene todavía que enfrentarse a cuatro de estos conjuntos, tres de ellos situados inmediatamente por encima de él: Navalcarnero, Rápido de Bouzas y Las Palmas Atlético, además del Valladolid B. Los rivales de la zona templada serán Pontevedra, Coruxo y Unionistas. Los encuentros más complicados tendrán lugar ante Sanse (este próximo domingo), Atlético B, Real Madrid Castilla y Cultural Leonesa. Ganando a los rivales que se encuentran más abajo en la clasificación, los blanquiazules sumarían 12 puntos. Deberían hacerlo también a los tres de la zona intermedia para conseguir otros 9. Necesitarían, como mínimo, un punto más para llegar a esos ansiados 40. Tendrán cuatro partidos para hacerlo ante los de la zona superior, pudiendo siempre dar la sorpresa y llevarse los tres puntos de algunos de esos encuentros. Además, los equipos de la zona baja aún tiene que enfrentarse entre ellos. Difícil no significa imposible.

Sobre el Autor