Elige el once ideal del Dépor moderno: Interior derecho

34

Muchos de nuestros usuarios ya estaréis habituados a participar en el tradicional elige tu once, con el que antes de cada partido del Dépor os proponemos votar la alineación que os gustaría ver sobre el terreno de juego. Ahora, para amenizar las semanas de espera hasta que el equipo blanquiazul vuelva a salir a escena en competición oficial, os queremos proponer una versión ‘a lo grande’ de esta sección.

Desde hace unas semanas y hasta el comienzo de LaLiga, iremos publicando una encuesta cada pocos días en la que podréis elegir, posición por posición, el que es para vosotros el mejor once del Dépor en la época moderna. ¿Qué entendemos por época moderna? Pues desde la temporada 2005/2006, la primera sin Javier Irureta en el banquillo y en la que el conjunto herculino rompía una racha de cinco campañas consecutivas disputando la Champions League.

En cada demarcación, os ofreceremos 5 jugadores preseleccionados por la redacción de Riazor.org. Aunque algunos de los futbolistas que irán apareciendo (como Valerón o Manuel Pablo) formaron parte de la época dorada del club, os pedimos que para decidir vuestro voto tengáis en cuenta únicamente su aportación a partir del verano de 2005.

De momento, el once se ha ido formando por Molina en la portería, Manuel Pablo en el lateral derecho, Coloccini y Andrade en el centro de la zaga, Filipe en el carril zurdo y Sergio y Mosquera formando el doble pivote. Así, es momento de elegir quien ocupará la banda derecha del ataque. Estos son los candidatos que os proponemos:

Foto: Getty Images

Javier Arizmendi (Madrid, 1984). En el Dépor de la 05/06 a la 06/07 y en la 13/14

A día de hoy, el último deportivista que ha debutado con la selección española absoluta. Canterano del Atlético de Madrid, asomó la cabeza en la élite con el Racing de Santander, club en el que estuvo un año cedido y para el que anotó tres goles. En la 05/06, tras una primera vuelta sin oportunidades en el Atlético, el Deportivo de Joaquín Caparrós desembolsó por sus servicios 1,5 millones de euros, aunque los colchoneros se guardaron una opción de recompra.

En el Dépor comenzó de la mejor manera posible, anotando en su debut el tanto de la victoria ante el Athletic de Bilbao cuando llevaba poco más de 15 minutos sobre el terreno de juego. Sin embargo, ese esperanzador inicio en la faceta goleadora sería poco más que un espejismo, pues en los siguientes partidos, pese a sus buenos regates tanto por banda como por el centro y a su punta de velocidad, Arizmendi no volvería a estar acertado de cara a puerta. De hecho, tuvo que pasar una vuelta completa de la competición para que sumase el segundo tanto a su cuenta, de nuevo ante el Athletic de Bilbao, en la penúltima jornada.

El siguiente curso sería el mejor de la carrera del madrileño, que se convirtió en titular indiscutible alternando la delantera, la media punta y la banda derecha del ataque blanquiazul. También fue su año más prolífico en Primera a nivel goleador, pues sumó cinco dianas. Eso sí, de nuevo dio la sensación de que su habilidad en el regate distaba mucho de su puntería goleadora. El mejor ejemplo de esto fue una jugada ante el Real Madrid en la que, tras sentar a cuatro rivales, terminó disparando al palo con todo a favor. Esta mejoría en su rendimiento despertó el interés del Valencia, por lo que el Atlético pagó los 2 millones de su opción de recompra para inmediatamente transferirlo al conjunto ché por el triple.

En Valencia, Arizmendi se acostumbró a jugar por la banda, disputando incluso varios partidos en el lateral y ganó la Copa del Rey siendo titular en la final. Sin embargo, en verano fue traspasado al Zaragoza, que acaba de descender. Con los maños anotó 9 goles en Segunda y jugó un año en Primera. Después firmó por el Getafe, que lo cedió al Neuchâtel suizo y al Mallorca. Pese a ser suplente en el conjunto isleño, el Dépor sorprendió fichándole de nuevo en el verano de 2013.

En esta segunda etapa como jugador herculino, ya asentado como jugador de banda, Arizmendi comenzó como titular pero Sissoko y Antonio Núñez le cerraron el paso en la segunda vuelta. El mejor recuerdo que dejó en esta temporada fue un bello tanto ante el Sabadell. Además, marcó es el que es hasta la fecha el último gol del Dépor en Segunda, ante el Girona en la jornada final. También sería la última diana de su carrera, pues una vez certificado el ascenso, el madrileño colgaría las botas.

Foto: Getty Images

Ángel Lafita (Zaragoza, 1984). En el Dépor de la 07/08 a la 08/09

Tras debutar en Primera con el equipo de su ciudad, Lafita llegó cedido al Deportivo en el verano de 2007. En sus primeros meses como blanquiazul, le costó ganarse la confianza de Lotina, que apostaba por Guardado en la izquierda y por el polivalente Juan Rodríguez en la derecha. La lesión del mexicano le abrió a Lafita las puertas de la titularidad en el carril zurdo y el maño aprovechó al máximo su oportunidad viendo puerta en tres jornadas consecutivas ante Espanyol, Sevilla y Valencia. Aunque casi siempre a pierna cambiada, el diestro mostró un gran nivel hasta el final de Liga, lo que llevó al Deportivo a comprar su pase por 2 millones.

En su segundo curso en A Coruña, Ángel Lafita continuó la progresión con la que había terminado el curso anterior. Jugando ahora por la derecha, con Guardado en el otro costado, el zaragozano fue uno de los mejores de la temporada, anotando 8 goles (el mejor registro de su carrera) y repartiendo 4 asistencias. Durante el verano de 2009, se rumoreó constantemente con su posible regreso al Zaragoza y, aunque el jugador llegó a disputar la primera jornada con el Dépor, finalmente el equipo aragonés decidió recuperarlo.

En el Zaragoza estaría durante tres temporadas para posteriormente firmar por el Getafe. Con los madrileños disputaría tres temporadas completas, siendo 13/14 la más productiva para él. En el mercado de invierno de la 15/16, y aunque había disputado 14 de las 17 primeras jornadas, Lafita se marcharía al Al-Jazira. Después de unos meses en el club de los Emiratos Árabes, actualmente se encuentra sin equipo y podría regresar al Zaragoza.

Foto: Getty Images

Christian Wilhelmsson (Malmö, Suecia, 1979). En el Dépor en la 07/08

Pese a jugar solo unos meses en el Deportivo, “Willy” dejó un grato recuerdo en la afición herculina. Este habilidoso extremo comenzó su carrera profesional, con solo 18 años, en el equipo del que fue canterano, el Mjällby sueco. De ahí pasó al Stabaek noruego, club en el que estuvo tres temporadas y media y en el que se destapó como un futbolista con mucha pegada, anotando 26 tantos. Su gran rendimiento destapó el interés de un histórico del fútbol europeo: el Anderletch belga. En el club morado su progresión siguió en aumento, convirtiéndose en un fijo en Liga (sumando dos de tres entorchados) y Champions League y comenzando a ser un habitual en las convocatorias de la selección sueca.

Por ello, el Nantes desembolsó más de tres millones por hacerse con sus servicios, aunque nunca llegó a cuajar en el equipo francés que, tras cederlo de manera consecutiva a Roma y Bolton, lo enviaría a A Coruña, también a modo de préstamo, en el invierno de la 07/08. Wilhelmsson llegó a un Deportivo que coqueteaba peligrosamente con el descenso tras sumar solo 17 puntos en la primera vuelta. La llegada del escandinavo, unida al gran rendimiento de Ángel Lafita y al excelente funcionamiento de la formación de tres centrales dispuesta por Lotina, cambiaron por completo la cara del equipo, que firmó una segunda manga del campeonato para enmarcar y logró clasificarse para Europa. Wilhelmsson ganó 8 de los 15 partidos que disputó con el Deportivo y dio un paso adelante en momentos clave, como lanzando el penalti que comenzaba la remontada (2-1) ante el Sevilla. Aunque el deportivismo soñaba con la continuidad del futbolista, la superioridad económica del Al-Hilal lo hizo imposible, pues los árabes desembolsaron tres millones y medio para que firmase por ellos.

En el conjunto de Arabia Saudí se mantuvo tres temporadas, con una breve estancia en Catar incluida. Posteriormente firmaría por Los Ángeles Galaxy (con los que ganaría una Copa de la MLS) y el Baniyas de los Emiratos Árabes para acabar regresando al Mjällby, el equipo de su infancia. La llegada de “Willy” no pudo evitar el descenso del equipo y, tras varios meses lastrado por las lesiones y sumando ya 35 años, en 2015 el jugador decidió colgar las botas.

Foto: Fernando Fernández

Bruno Gama (Vila Verde, Portugal, 1987). En el Dépor de la 11/12 a la 12/13 y de la 16/17 a la actualidad

Canterano del SC Braga, el Porto pagó por él más de medio millón de euros cuando tenía solo 16 años. Aunque debutó en Primera con los dragões, fue tras dos cesiones a Braga y Setúbal cuando comenzó a hacerse un nombre en la élite del fútbol luso. Al finalizar su contrato con el Porto, fichó por el Río Ave y, tras dos años dando un buen rendimiento, en el verano de 2011 llegó al Deportivo de Oltra, que tenía como único objetivo el retorno a la Primera División.

Aunque no entró en juego hasta la jornada 12 y no fue titular hasta la 15, con el paso de las jornadas la incidencia de Bruno Gama fue aumentando de manera exponencial, hasta convertirse en un hombre clave en los esquemas del cuadro blanquiazul. El inicio de la segunda vuelta supuso la explosión definitiva de Bruno, que en cinco encuentros anotó cuatro dianas; la última, con un derechazo espectacular ante el Guadalajara. Con Bruno por la diestra y Guardado por la zurda, el equipo de Oltra consiguió el ascenso y un récord de puntos que todavía nadie ha superado.

Al año siguiente, ya en Primera, Bruno fue titular en las 38 jornadas de Liga y su incidencia en el juego ofensivo, con 6 goles y 5 asistencias, fue indiscutible. Sin embargo, el nuevo descenso de categoría y la mala situación económica del club hicieron difícil la continuidad del portugués, que puso rumbo al Dnipro. En el conjunto ucraniano disputó tres temporadas, alcanzando una final de Europa League pero sin llegar a tener la transcendencia que había alcanzado en A Coruña. Por ello, en el verano de 2016 regresó al Deportivo.

El retorno de Bruno Gama generó grandes expectativas entre el deportivismo, que esperaba ver de nuevo al jugador del que había disfrutado en la etapa anterior. Pero lo cierto es que, pese a haber firmado una gran pretemporada, el nivel de Bruno fue muy inferior al que había lucido anteriormente. Las inoportunas lesiones y el sistema de Garitano no beneficiaron al luso, que firmó su mejor partido ante el Alavés en Copa, con un golazo incluido. En la actual pretemporada, Bruno está dando visos de una mejoría en su nivel, tanto en el aspecto goleador como en lo que a sensaciones se refiere, liderando la reciente goleada ante el Arosa.

Foto: Fernando Fernández

Fede Cartabia (Rosario, Argentina, 1993). En el Dépor en la 15/16 y en la actualidad

Canterano del Valencia desde muy joven, Federico Nicolás Cartabia debutó con el primer equipo ché en la temporada 13/14. Aunque jugó un total de 25 partidos, la directiva del club valencianista decidió cederlo al Córdoba para que continuara fogueándose. En el cuadro andaluz, Fede fue, junto a Andone, uno de los jugadores más determinante en el apartado ofensivo, aportando 4 goles y 5 asistencias. Pese a ello, su fuerte a carácter y varias polémicas extradeportivas hicieron que el Valencia optase por cederle de nuevo en la 15/16, esta vez al Deportivo de La Coruña.

Bajo las órdenes de Víctor Sáncehez del Amo, el argentino tuvo un inicio bastante irregular, que alcanzó su punto culmen con un gol de bandera en la victoria ante el Betis. Pero a partir del mes de febrero, cuando el equipo blanquiazul comenzó su bajón de nivel, fue el momento en el que Fede comenzó a mostrar su mejor versión. Cuando el Dépor entró en barrena, con jugadores como Luis Alberto o Mosquera muy por debajo del nivel mostrado en la primera vuelta, fue cuando Cartabia se destapó como un futbolista de enorme calidad, liderando al plantel en partidos muy complicados pese a sumar solo 23 años.

De esta forma, el Valencia consideró que su formación para la élite había finalizado y decidió incorporarlo a su plantilla para la 16/17. Sin embargo, cuando se inició la competición, las oportunidades brindadas a Fede fueron casi inexistentes. Hasta la décima jornada no tuvo minutos y, casualidad o no, debutó esa campaña en un estadio de Riazor que no dudó en ovacionarle. Tras 20 partidos en los que sumó poco más de 150 minutos, en el mercado de invierno el Dépor se lanzó a por su fichaje y consiguió cerrar su retorno a Galicia, aunque con unos meses cedido en el Sporting de Braga. Ahora, Fede se encuentra ya en plena pretemporada y en repetidas ocasiones ha mostrado su deseo de volver a la competición con el Deportivo.

Elige el once ideal del Dépor moderno: Interior derecho

Lo sentimos, no hay encuestas disponibles en este momento.

Sobre el Autor

Deportista y deportivista desde 1992. Gallego residente en Madrid. Comunicador audiovisual y periodista deportivo. @miguelspdx