Comunicado de los Riazor Blues

109

El grupo de ultras emblema de la hinchada del Deportivo manda un mensaje a través de su página web a los jugadores del conjunto blanquiazul bajo el título de ‘Vergoña’ (Vergüenza).

Como la mayoría de aficionados deportivistas, los Riazor Blues no se quedaron tranquilos con la sonrojante derrota de la pasada jornada en Alcorcón y quisieron dejar claro su descontento. A través de su página web, trasladaron un comunicado a los jugadores para que conociesen la desilusión que a día de hoy acompaña al espectador blanquiazul. Os trasladamos aquí en primer lugar sus palabras íntegras en el idioma original, gallego, y traducimos a continuación para los que sean de fuera de nuestras fronteras.

VERGOÑA

Vergoña é a palabra que define o partido disputado o pasado sábado polo Depor en Alcorcón. Acontecementos como o do outro día fan que a xente se desilusione e perdan o entusiasmo e as ganas coas que se afrontou esta tempada en segunda división.
Toda a semana escoitando o difícil que sería este partido, que había que saír a roer dende o minuto un, que coidado co Alcorcón etc…para chegar o sábado e todo o que se dixo durante a semana se esqueza e se faga un ridículo espantoso perdendo por 3-0 no minuto 16.

Ao redor de 170 persoas do grupo desprazadas, madrugón saíndo de Coruña ás 7 da mañá, visita dun par de coches de policía (antes de partir cara terras madrileñas) para intimidar e porque non lles cadrou identificar a todos os desprazados e engrosar máis o seu extenso arquivo, como se de delincuentes se tratara, sen motivo algún.

Moita xente para poder viaxar tivo que facer un esforzo económico importante, porque ver ao Depor en Alcorcón custaba 40 euros de bus mais o roubo de 30 euros pola entrada (viva a mellor liga do mundo), sen contar os gastos adicionais (comida, cea, etc...), despois de 7 horas en autobús, chegas ao estadio con toda a ilusión do mundo e no minuto 16 os locais vanche ganando 3 a 0 e o teu equipo está desaparecido no campo. Véñenche á cabeza partidos da tempada pasada, como por exemplo Xetafe, e empezas a darlle voltas ao coco, pensando se isto volverá a acontecer en algún partido máis. Sobes no autobús de volta á casa, 7 horas máis de traxecto e chegas a Coruña ás 4:30 da madrugada do domingo, rebentado, despois de case 24 horas sen durmir, cun cabreo de collóns pensando se nos están vacilando ou que collóns pasa…

O mínimo que puideron facer é pedir perdón, agora toca afrontar o partido da fin de semana que vén, pero sobran las típicas declaracións con escusas e tópicos de todo tipo, promesas de que no próximo partido isto cambiará, as boas intencións (que aínda temos frescas da tempada anterior) quedan no que son, palabras que as leva o vento.

Onde hai que falar é no campo e deixarse de parvadas. Este equipo está obrigado a ascender e dar o talle en todos os partidos de Liga, pódese perder pero non se pode facer o ridículo. Esperamos que no partido ante o Guadalaxara se note un cambio e laven a imaxe mostrada na anterior xornada, e que lle quede claro a todo o mundo, desde o primeiro ata o último, que o ocorrido o sábado non pode volver a suceder.

Forza Depor !!!


VERGÜENZA

Vergüenza es la palabra que define el partido disputado el pasado sábado por el Dépor en Alcorcón. Acontecimientos como el del otro día hacen que la gente se desilusione y pierdan el entusiasmo y las ganas con las que se afrontó esta temporada en Segunda División.

Toda la semana escuchando lo difícil que sería este partido, que había que salir a morder desde el minuto uno, que cuidado con el Alcorcón… para llegar al sábado y que todo lo que se dijo durante la semana se olvide y se haga un ridículo espantoso perdiendo por 3-0 en el minuto 16.

Alrededor de 170 personas del grupo desplazadas, madrugón saliendo de Coruña a las siete de la mañana, visita de un par de coches de policía (antes de salir hacia tierra madrileñas) para intimidar y porque no les cuadró identificar a todos los desplazados y engordar más su extenso archivo, como si de delincuentes se tratara, sin motivo alguno.

Mucha gente para poder viajar tuvo que hacer un esforzo económico importante porque ver al Dépor en Alcorcón costaba 40 euros de bus más el robo de 30 euros por la entrada (viva la mejor liga del mundo), sin contar los gastos adicionales (comida, cena…). Después de siete horas en autobús, llegas al estadio con toda la ilusión del mundo y en el minuto 16 los locales te van ganando por tres a cero y tu equipo está desaparecido en el campo. Se te vienen a la cabeza partidos de la temporada pasada, por ejemplo Getafe, y empiezas a darle vueltas al coco, pensando si esto volverá a pasar en algún partido más. Subes en el autobús de vuelta a casa, siete horas más de trayecto y llegas a Coruña a las 4.30 de la madrugada del domingo, reventado, después de casi 24 horas sin dormir, con un cabreo de cojones pensando si nos están vacilando o qué cojones pasa…

Lo mínimo que pudieron hacer es pedir perdón, ahora toca afrontar el partido del fin de semana que viene, pero sobran las típicas declaraciones con excusas e tópicos de todo tipo, promesas de que en el próximo partido esto cambiará, las buenas intenciones (que aún tenemos frescas de la temporada anterior) quedan en lo que son, palabras que se las lleva el viento.

Donde hay que hablar es en el campo y dejarse de tonterías. Este equipo está obligado a ascender y dar la talla en todos los partidos de Liga, se puede perder pero no se puede hacer el ridículo. Esperamos que en el partido ante el Guadalajara se note un cambio y laven la imagen mostrada en la anterior jornada, y que les quede claro a todo el mundo, desde el primero hasta el último, que lo ocurrido el sábado no puede volver a suceder.

Forza Dépor.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.