Fede Cartabia recibió el alta, pero Borja Valle es baja ante el Sporting

0

Mañana de cara y cruz para Natxo González en Abegondo. El Deportivo completó la penúltima sesión de trabajo antes del encuentro del domingo con el Sporting de Gijón y las miradas estaban puestas en la enfermería. En los que estaban a punto de regresar, pero también en varios jugadores que acabaron renqueantes el duelo de Tenerife. No todo fueron alegrías, porque si bien Fede Cartabia recibió el alta médica y podrá medirse a los asturianos, el que está descartado es Borja Valle, que finalmente no ha logrado recuperarse de una contusión en el pie.

El argentino vuelve después del esguince de tobillo que sufrió en el primer partido de liga contra el Albacete. Está llamado a ser titular y marcar diferencias, como demostró en el Carlos Belmonte, por lo que entre lo que él aporta y las ausencias en la delantera, lo normal es que regrese directamente al once. Lleva prácticamente toda la semana entrenándose con el grupo y no se ha resentido de las molestias, por lo que está al cien por cien.

Más problemas de lo esperado le ha dado a Valle el golpe sufrido en Canarias. El berciano no ha salido al césped ningún día, pero en el club tenían la esperanza de que pudiera llegar al encuentro. Borja fue de los jugadores más destacados del Dépor, tanto en Extremadura como en el Heliodoro, y parece haberse adaptado perfectamente a lo que Natxo le pide a sus delanteros.

Tendrá que hacer un alto en su progresión y se perderá el estreno en Riazor, como Christian Santos y Quique González. El técnico deportivista se queda de un plumazo sin tres de los cinco puntas que tiene en plantilla. Afrontará el partido contra el Sporting con la presencia del ya mencionado Cartabia y de Carlos Fernández, que tendrá sus primeros minutos con la camiseta blanquiazul antes de lo previsto.

Pendientes de la lesión de Carles Gil

Ante los numerosos problemas en la zona ofensiva, toda ayuda es poca y por eso los servicios médicos apurarán todo lo posible para recuperar a Carles Gil. El valenciano terminó con molestias musculares el partido de la semana pasada y se le diagnosticó una lesión en el obturador de la cadera. Su recuperación ha ido por buen camino y mañana sábado, en el último entrenamiento, hará una prueba para ver si puede estar disponible para el domingo.

Sobre el Autor