fbpx

La situación de los jugadores del Fabril

0

Diez meses después, la temporada del Fabril llegó a su fin. Y lo hizo tras un curso sobresaliente. Con la eliminación ante el Extremadura, los chicos entrenados por Gustavo Munúa despidieron un año que difícilmente olvidarán. Subcampeones del grupo primero de Segunda B, en el que supuso su regreso a la categoría, pelearon hasta el minuto del último partido pese a saber que el sueño del ascenso ya no era posible. Ahora, con la planificación de la próxima temporada en el horizonte, falta por saber qué pasará con cada uno de ellos.

Es obvio que, por las prestaciones demostradas a lo largo de este curso, pretendientes no les van a faltar. Y parece más que probable que algunos incluso acaben dando el salto al fútbol profesional. Una de esas salidas podría ser al primer equipo. Con el descenso a Segunda, está por ver si el Deportivo echará mano u no del filial. Por si acaso, Carmelo del Pozo fue franco en su presentación: “La idea del número de la plantilla estaba clara: sobre 22 jugadores. Hay jugadores que he visto en el Fabril que me parecen interesantes. Hay que subir jugadores, pero también tener rendimiento inmediato. Esa mezcla”, declaró.

Conseguir ese binomio que combine experiencia con juventud, y que dé resultados, es el gran objetivo del club en el camino por recuperar la categoría perdida. Y ahí salen a escena varios nombres. Uno de los más pronunciados con visos de futuro cercano es el de Edu Expósito. El centrocampista catalán, que durante un tramo de esta temporada llegó a ser futbolista del primer equipo a casi todos los efectos, tiene ahora ante sí la posibilidad de consagrarse. Con ficha asegurada para el próximo curso, si recupera su mejor versión, está llamado a ser un hombre importante.

También Francis Uzoho, por las palabras del director deportivo, debería entrar en dinámica de primer equipo, pero con matices. Concentrado estos días con Nigeria para el próximo Mundial de Rusia, la idea con él “es que sea el tercer portero con licencia del Fabril”. Carmelo entiende “que un chico de 19 años tiene que jugar, no puede estar sentado en el banquillo sin hacerlo”.

Falta por ver qué pasará con otros nombres que este año también despuntaron, como es el caso del lateral izquierdo Diego Caballo, el central Quique Fornos, que ya fue convocado al último partido del primer equipo, o el lateral diestro Blas. A ellos habrá que sumar otros como Pinchi, con el futuro aún por resolver. O Bicho, sin continuidad este año por las lesiones. Con reuniones ya programadas, en las próximas semanas se irá aclarando el paisaje de todos ellos.

Sobre el Autor

Equipo de redacción de Riazor.org.