Así es Davy Roef, el último fichaje del Dépor

90

En A Coruña se esperaban refuerzos invernales para el ataque, tras la marcha de Ryan Babel al Beşiktaş y la lesión de Carles Gil. Sin embargo, además de los extremos Ola John y Gaël Kakuta, el Deportivo ha cerrado la incorporación de un cancerbero en una especie de intercambio de cromos con el Anderlecht. A Bélgica se va Rubén Martínez, hasta ahora tercer portero del club blanquiazul; y su lugar lo ocupa el joven Davy Roef.

A punto de cumplir 23 años (nació el 6 de febrero de 1994 en el pequeño municipio de Rumst), se trata de un futbolista casi íntegramente formado en la cantera del club de Bruselas, en el que ingresó a muy temprana edad. Ha sido internacional en las categorías inferiores de la selección belga, participando recientemente en la fase de clasificación para el próximo Europeo sub21, que se disputará en junio en Polonia. No pudo obtener el acceso a la ronda final al acabar segunda, por detrás del combinado checo. A esa experiencia internacional, Roef añade tres apariciones en Champions League (dos partidos de fase previa durante el pasado verano y uno de fase de grupos en 2014) y siete en Europa League, en esta misma campaña. Pese a su juventud, en su palmarés figuran ya tres Ligas y tres Supercopas Belgas.

Para conocer mejor sus características recurrimos a Irati Prat, gran conocedor del fútbol de Bélgica, fundador de Underground Football y Benegol, el primer portal en castellano dedicado a tratar toda la actualidad del fútbol neerlandés y belga.


PERFIL DE DAVY ROEF, POR IRATI PRAT

Davy Roef debutó con el primer equipo del Anderlecht con tan solo 19 años. La lesión de Silvio Proto lo ponía en primera línea de guerra siendo un total inexperto. Con todo lo que ello conllevaba. Suplía a uno de los porteros más importantes de la historia del club y se convertía, al menos por un partido, en el guardián de la portería del equipo más grande de Bélgica. La presión fue enorme. Y lo hizo bien.

Poco a poco, aprovechando las esporádicas ausencias de Proto, Roef fue haciéndose un hueco en el once titular con buenas actuaciones hasta que la opinión pública y los hinchas del Anderlecht pedían a gritos su titularidad por delante de una leyenda del club a la que le empezaban a pesar los años. Y con la marcha de Proto al Oostende el pasado verano le llegó su oportunidad.

Y la ilusión se desinfló. Con 22 años, Roef apenas suma 40 partidos oficiales como profesional y su juego es, todavía, el de un guardameta que tiene mucho que aprender. Le falta experiencia, sobriedad para afrontar partidos de primera talla y la seguridad propia que tiene un portero que se siente en cada jugada capaz de sí mismo. Ni para él, ni para la defensa. En Roef encontramos un portero que a día de hoy, no transmite confianza.

Y sin embargo, de cara al futuro, todo puede cambiar. Tiene unas cualidades increíbles. Portero con buena planta (1,87m y fino como un pincel), ágil y con unos reflejos felinos que le han hecho protagonizar paradas imposibles cuando ya se cantaba el gol en la grada rival. Sin embargo, lo dicho. Le falta ese grado de experiencia que se adquiere jugando. Partido tras partido.

Sobre el Autor