Cómo se ven, cómo nos ven: Blanquivioletas.com

128

Dépor y Valladolid se juegan los cuartos el sábado en el Nuevo José Zorrilla. Nos hemos puesto en contacto con Jesús Domínguez, director de este diario web pucelano, para que nos cuenten cómo llega su equipo al choque.

El Deportivo, inundado por una marea de seguidores blanquiazules que les acompañará, abordan Pucela con la intención de tomarlo. Una derrota sería fatal para su objetivo y una victoria dejaría en bandeja de plata una permanencia que parecía utópica hace no muchas semanas. Le espera el Valladolid de Miroslav Djukic, un equipo que ha hecho las cosas muy bien durante la temporada pero que no se fían de los 40 puntos que tiene en el casillero.

Para enterarnos de todo lo que sucede en el conjunto pucelano, Riazor.org se pone en contacto con Jesús Domínguez, director de la web Blanquivioletas.com de seguimiento del Real Valladolid, al que agradecemos su disponibilidad y amabilidad.

¿Qué caracteriza al juego del Valladolid? ¿En qué es fuerte? ¿En qué es débil?

El juego del equipo, en casa, como será el choque, se fundamenta en el toque interior. Jesús Rueda es la primera opción de salida desde atrás y se apoya principalmente en Álvaro Rubio, que actúa como cabecero de área, si bien Víctor Pérez, como Marc Valiente en posiciones más retrasadas, también puede cubrir esa función. Una vez llegados al centro del campo, el equipo siempre busca a Óscar, que es el faro del equipo. Lo hace para que cree y combine con los extremos, que vienen adentro a tocar, o bien en jugada por banda, buscando sus llegadas en segunda línea. Este es, quizá, nuestro fuerte. Ser capaces de, sin llegar a jugar única y exclusivamente para un jugador de la calidad de Óscar, encontrarlo de una manera u otra, apuestes por jugar por dentro o por fuera. ¿Por qué? Porque en ello se encierra una realidad: la versatilidad del equipo para jugar de un modo más vertical, buscando las bandas y las segundas jugadas, o hilvanando con tiento.

El punto débil, mientras tanto, es sin lugar a duda el balón parado y la fragilidad que en distintos momentos de la temporada han mostrado los porteros. El Real Madrid, aun siendo el Real Madrid, dio buena cuenta de lo primero. Encajamos muchos goles de esa manera. Y la inseguridad de los porteros, dejando al margen la mala fortuna, ha provocado en los dos últimos años un buen número de goles en propia meta.

¿Cuáles son los futbolistas más en forma del Valladolid?

A pesar de los cambios que ha habido en la portería, provocados por esa falta de confianza que han mostrado en algún momento, en otros los guardametas han llegado a ser los mejores del equipo. Y es curioso, porque en Valladolid hay mucho debate sobre si debería jugar uno u otro y mucha gente que considera que ninguno de los dos es válido para Primera División. No obstante, dentro de esto, podría destacarse a Jaime como uno de los soldados de Djukic que en mejor forma están. Desde que ha vuelto a la titularidad, ha rendido a un grandísimo nivel. Y, con él, quizá debería destacarse por encima de los demás el momento de Patrick Ebert y Javi Guerra, que después de pasar mucho tiempo a la sombra de Manucho está sumando minutos de calidad en este final de temporada, también a pesar de ser discutido.

¿Os veis salvados con 40 puntos?

Seguimos con curiosidades. NO, Valladolid no se ve salvada. Como ciudad y como afición. O no al menos tan salvada como se debería ver. Hay una corriente agorera que sigue pensando que, aunque ante el Depor podríamos dejar la salvación matemáticamente sellada, todavía se puede bajar. El argumento es que otros años ha pasado, que otros años nos hemos visto en una parecida y hemos acabado en Segunda. Cuando, en realidad, la mayoría de las veces ha sucedido lo contrario. Es más, cuando una temporada parecida ha terminado desembocando en un descenso ha sido después de cuestiones raras, atípicas, como la temporada de José Luis Mendibar, Onésimo y Clemente o en la que Fernando Vázquez estuvo en el banquillo blanquivioleta. No obstante, es de justicia reconocer que no todo el mundo piensa de este modo. Hay quien cree que está hecho pase lo que pase. Pero los agoreros son más ruidosos. Sin ir más lejos, contra el Sevilla Balenziaga hizo gestos pidiendo apoyo, en lugar de pitos, y Javi Guerra se llevó la mano a la oreja al marcar.

¿Está afectando a Patrick Ebert, uno de los jugadores más diferenciales del Valladolid, su reunión con Caminero en su rendimiento de las últimas semanas?

Por increíble que parezca, no. Y me explico: Mientras Patrick Ebert se come un buen cochinillo en Segovia con Caminero para tratar su fichaje, un abonado del Real Valladolid podía leer en su bar de siempre que solo pensaba en Valladolid, que está muy a gusto en la ciudad y muy agradecido al club. Solo le faltó besar el escudo, vaya. Y aunque esto es fútbol, y por tanto negocio, eso es algo que no sentó bien en la ciudad. Y menos aún dentro de la entidad, ya que, además, quien llevó a Ebert a la reunión fue un empleado del club bastante querido por todos los estamentos. Por si esto fuera poco, a los dos días, dijo que tenía unas molestias, que no estaba bien… y se fue a su casa montado en bicicleta (vive en la zona más elevada de Valladolid), gesto que todo el mundo entendió como que se borraba, más aún cuando, después de decir que estaba para media hora y salir de titular, cuajó su peor partido con la camiseta del Pucela. La cuestión es que las molestias debían ser reales, porque en cuanto ha vuelto a estar bien de forma, ha vuelto por sus fueros, marcando un golazo en Granada y desarrollando un gran fútbol ante Sevilla y Real Madrid.

¿Cómo es Miroslav Djukic en el banquillo? ¿Qué destacaríais que no sepamos ya?

Djukic es muy intenso, y a la vez muy tranquilo. Se le ve siempre con la mano en la barbilla, con expresión de concentración. Y aparentemente no da una voz, pero cuando lo hace… Si una palabra puede definirlo, en el trato con los jugadores, sin duda es justicia. Ha mostrado siempre personalidad, y sin embargo tiene cintura y es justo con los jugadores que se ganan sus oportunidades. Así ha pasado con los dos porteros, con Manucho y Bueno, descartados en verano, con Javi Guerra… Puede haber alguna excepción, lógica, pero juega siempre quien más lo merece o quien mejor lo está. Quizá haya mostrado en algunos momentos alguna filia con Víctor Pérez o con Omar y alguna fobia con respecto a la cantera, pero, como digo, por norma es justo. Y, además, esa cintura la muestra con su modelo. Aunque habla siempre de ‘ser Valladolid’ y de un concepto de juego muy definido, no le importa introducir ciertos matices como jugar con extremos a pie cambiado o con un nueve estático cuando cree que la ocasión lo requiere.

Carlos Suárez vino a decir el año pasado que tiene narices que haya tenido que venir un serbio a recordarnos quiénes somos, pero es verdad. Su ‘ser Valladolid’ ha sido acompañado por Blanquivioletas del HT #SoldadosdeDjukic, con una aceptación bastante importante entre la afición e incluso dentro del propio club porque viene a definir la devoción sentida hacia el almirante, como a mí me gusta llamarlo. Siempre digo que lo es porque se ganó sus galones en ciudades costeras, pero que, al trabajar en la meseta, tiene soldados. Y estos no son solo los jugadores, sino todos los que le profesamos una admiración que se ha ganado no solo en lo futbolístico, sino también en lo personal. Se ha metido a la gente en el bolsillo no con populismo, sino con la identificación que muestra con la ciudad. No es extraño verle pasear por el centro con su mujer, viendo al balonmano o el baloncesto… Eso es algo que ha gustado de él y que desconozco si ha trascendido en otras ciudades (o incluso si lo ha hecho), que no es ‘solo’ el entrenador.

¿Qué jugadores del Dépor valdrían para el Valladolid?

Qué jugadores ficharíamos del Deportivo de La Coruña es una cuestión que creo que nadie se ha planteado, pero, puestos a hacerlo, creo que Juan Domínguez, Pizzi o Bruno Gama serían, posiblemente, los nombres que mucha gente escogería. Juan Domínguez tendría perfectamente sitio por la edad avanzada de Álvaro Rubio, Bruno Gama porque a Ebert le quedan cuatro partidos como blanquivioleta y Pizzi, simplemente, porque es muy bueno. Además, claro, se podría destacar a Valerón, un genio, pero está fuera de concurso por su propia calidad y porque en su puesto, aquí, hay otro mago, Óscar González.

¿Qué te gusta del Dépor? ¿Qué ves como puntos débiles?

Del Deportivo, en este tramo final de la temporada, está gustando su fe. Cómo ha conseguido levantar la cabeza, en la situación que estaba… Riki está siendo el delantero que debe, Bruno Gama está confirmándose lo que parecía en Segunda, Pizzi da ese nivel alto que debe… y, además, el equipo ha mejorado ostensiblemente sus números y sensaciones en defensa. La visión que hay ahora mismo del Deportivo es mucho más optimista que hace un puñado de partidos, aunque se siga pensando que el Valladolid quizá tenga más fútbol, que a la zaga blanquiazul se le sigue pudiendo meter mano y la local puede ‘borrar’ a Valerón y Riki (lo que no quiere decir que luego vaya a pasar, ojo).

¿Dónde veis al Dépor en la jornada 38? ¿Cómo lo habéis visto hasta ahora?

Como digo, hasta hace poco, al Depor se le veía mal; muy tocado. Descendido, incluso. Y, no voy a mentir, con más motivo después de firmar a Fernando Vázquez, algo de lo que mucha gente se mofó. Pero lo cierto es que ahora raro es que nadie diga que lo ve descendido. Y hablo completamente en serio. Osasuna está dejando una imagen muy pobre, el Zaragoza ha levantado algo de cabeza, pero sigue mal, el Mallorca muy irregular, el Celta clínicamente muerto… Después de la sensación que hay en Valladolid de que el año pasado hubo algo raro en el ascenso del Celta, algo que Djukic llegó a denunciar públicamente, hay quien tiene ganas de darles la puntilla dentro de dos semanas. Al Deportivo, como digo, quizá por los puntos que ha sacado últimamente y por la mejor imagen, se le ve casi salvado.

Sobre el Autor

Periodista. 1986. 10 años en Riazor.org. Ahora, en BeIN Sports y GOL.

Comentarios están cerrados.