É fútbol, non unha guerra

140

Que ningunha compañía de autobuses se atreva a desprazar a varios centos de siareiros deportivistas a Vigo para presenciar o derbi, é un fracaso de toda a sociedade galega.

Vendo a cantidade de problemas sociais consecuencia da crise económica que por desgracia afectan a Galicia, ao igual que en gran parte do territorio español, que algo tan sinxelo como a disputa dun partido de fútbol estea supoñendo tantos rompedeiros de cabeza, parece, cando menos, alarmante.

A escasos días do 15 de abril, data na que se disputará o derbi galego entre Celta e Deportivo, parece lamentable que a actitude cavernícola dalgúns seguidores impida que a gran maioría poida gozar con normalidade dun partido destas características en directo. É lamentable que ningunha empresa de autobuses se atreva a trasladar aos seguidores herculinos a Vigo polo “medo” a sufrir desperfectos nos autocares que lle impidan realizar con normalidade o seu traballo diario. Por suposto, é comprensible e totalmente respectable a súa decisión, o lamentable é que se teñan que chegar a tomar este tipo de medidas por culpa do incivismo duns cantos descerebrados.

Pero quizais o máis preocupante é a ausencia de declaracións contundentes por parte dos presidentes de ambos conxuntos. Baixo a miña humilde opinión, deberían realizar unha rolda de prensa conxunta para enviar unha mensaxe de calma as afeccións de ambos equipos. Polo momento, o encargado de dar exemplo –unha vez máis- foi Álex Bergantiños, que xa declarou a semana pasada que estas cousas estanse “fomentando desde as institucións” e que iso xera unha tensión “que ao mellor non é tanta na realidade”. Ademais, asegurou que “desde Vigo e desde aquí hai que chamar á xente á calma”.

Por un momento, lembremos o último derbi, no que o Deportivo venceu por 2-1 e que tantas alegrías produciu na parroquia blanquiazul. ¿Alguén se imaxina que ocorrería se tivese habido algunha morte en calquera das dúas afeccións? Toda a alegría daría paso á traxedia, e a victoria do noso equipo quedaría afastada a un segundo plano.

Por esaxerado que pareza, os lanzamentos de cadeiras desde a grada da hinchada celeste ou os botellazos e pedradas por parte dalgúns siareiros herculinos, con un pouco de mala sorte, puideron provocar unha desgraza como a que relato. O derbi, o pique entre afeccións, os cánticos desde as gradas ou a competitividade deportiva entre os futbolistas ensalzan o fútbol galego. As pedradas, as agresións ou os ataques á integridade física das persoas, sacan o peor da nosa sociedade e non poden ter cabida nos estadios de fútbol.

E é que señoras e señores, isto é fútbol, non unha guerra.

____________________________________________________________________________

Es fútbol, no una guerra

Que ninguna compañía de autobuses se atreva a desplazar a varios cientos de hinchas deportivistas a Vigo para presenciar el derbi, es un fracaso de toda la sociedad gallega.

Viendo la cantidad de problemas sociales consecuencia de la crisis económica que por desgracia afectan a Galicia, al igual que en gran parte del territorio español, que algo tan sencillo como la disputa de un partido de fútbol esté suponiendo tantos quebraderos de cabeza, parece, por lo menos, alarmante.

A escasos días del 15 de abril, fecha en la que se disputará el derbi gallego entre Celta y Deportivo, parece lamentable que la actitud cavernícola de algunos seguidores impida que la gran mayoría pueda disfrutar con normalidad de un partido de estas características en directo. Es lamentable que ninguna empresa de autobuses se atreva a trasladar a los seguidores herculinos a Vigo por el “miedo” a sufrir desperfectos en los autocares que le impidan realizar con normalidad su trabajo diario. Por supuesto, es comprensible y totalmente respetable su decisión, lo lamentable es que se tengan que llegar a tomar este tipo de medidas por culpa del incivismo de unos cuantos descerebrados.

Pero quizás lo más preocupante es la ausencia de declaraciones contundentes por parte de los presidentes de ambos conjuntos. Bajo mi humilde opinión, deberían de realizar una rueda de prensa conjunta para enviar un mensaje de calma a las aficiones de ambos equipos. Por el momento, el encargado de dar ejemplo -una vez más- fue Álex Bergantiños, que ya declaró la semana pasada que estas cosas se están fomentando “desde las instituciones” y que eso genera una tensión “que a lo mejor no es tanta en la realidad”. Además, aseguró que “desde Vigo y desde aquí hay que llamar a la gente a la calma”.

Por un momento, recordemos el último derbi, en el que el Deportivo venció por 2-1 y que tantas alegrías produjo en la parroquia blanquiazul. ¿Alguien se imagina que ocurriría si hubiese habido alguna muerte en cualquiera de las dos aficiones? Toda la alegría daría paso a la tragedia, y la victoria de nuestro equipo quedaría alejada a un segundo plano.

Por exagerado que parezca, los lanzamientos de sillas desde la grada de la hinchada celeste o los botellazos y pedradas por parte de algunos hinchas herculinos, con un poco de mala suerte, pudieron provocar una desgracia como la que relato. El derbi, el pique entre aficiones, los cánticos desde las gradas o la competitividad deportiva entre los futbolistas ensalzan el fútbol gallego. Las pedradas, las agresiones o los ataques a la integridad física de las personas, sacan lo peor de nuestra sociedad y no pueden tener cabida en los estadios de fútbol.

Y es que señoras y señores, esto es fútbol, no una guerra.

Sobre el Autor

Muros (1988). Trabajador social de profesión, criado a orillas del Atlántico y con el deportivismo da Costa da Morte corriendo por mi sangre, no dejé pasar la oportunidad que me dio Riazor.org como redactor en el año 2010 y desde entonces trato de aportar mi granito de arena para que este portal siga siendo la referencia de la parroquia blanquiazul.

Comentarios están cerrados.