Florin Andone desde el banquillo

105

“Nací para ser titular”, aseguraba Florin Andone en una entrevista a AS hace unos meses. “No me gusta ser suplente, en el Dépor he jugado de titular el 90% de los partidos y no puedo estar contento en el banquillo”, comentaba hoy mismo en zona mixta tras la victoria ante el Getafe. Y es normal que el rumano no acepte ese papel secunadario, pues el curso pasado fue el máximo goleador de la plantilla herculina y es también uno de sus hombres con mayor valor de mercado.

Sin embargo, Pepe Mel decidió sentarlo por segundo encuentro consecutivo y esta vez la moneda le salió cara. Con Andone en el banquillo, el Deportivo posee un revulsivo de nivel para prácticamente cualquier escenario. En el día de hoy salió con empate en el marcador pero la necesidad de anotar un gol que dejara los tres puntos en Riazor y que aportara vida a su entrenador, y lo logró precisamente él con una gran maniobra en la demostró picardía y calidad dentro del área.

Con Lucas Pérez como premusible fijo en la alineación, Andone parece disputarse un puesto con Çolak y el Dépor suele circular mejor la pelota si el turco está en el césped. Tener a Florin en el banquillo es un lujo para casi cualquier equipo, especialmente de la zona media-baja de la tabla en la que se está moviendo el cuadro herculino, un recuerso valioso que como hoy puede dar puntos en la recta final de los encuentros, pero al mismo tiempo Pepe Mel tendrá la difícil labor de gestionar las suplencias de un futbolista de importante carácter y hambre. Veremos si el gol le sirve a Andone para recuperar su espacio en el once o bien reafirma al técnico en su decisión de tenerlo como revulsivo.

El gol y la celebración de Andone, en imágenes:

Fotos: Fernando Fernández.

Sobre el Autor