Una leyenda en cinco instantes: Pandiani

446

El rifle siempre a punto para disparar de forma certera. Para no tener piedad con el portero rival. Pasional, como buen uruguayo. Decisivo, como buen delantero. Preparados, apunten… ¡fuego!

El referente del área. El amo y señor del aire. El de los remates imposibles en la última plegaria de los aficionados. Pandiani es el ‘Rifle’. El que apunta para sentenciar al rival y el que levanta en cualquier momento las gradas de los estadios en los que ha estado. Allí por donde ha pasado, ha dejado huella. Un definidor, un hombre gol. Su Norte es la portería y huele el miedo del portero para definir en el momento preciso, el momento justo.

‘Pandiani’ es el cuento del luchador que nunca se rinde. El que se levanta, aprieta los dientes y sigue combatiendo. Ése que aparece cuando el desenlace parece decantarse por la derrota. Cuando los demás se esconden.

Walter Gerardo Pandiani Urquiza (Montevideo, Uruguay, 27 de abril de 1976) no conoce la nueva posición denominada como ‘falso nueve’. Él es un nueve puro. Después de comenzar esta nueva sección con otras leyendas como Bebeto o Makaay, es el turno de analizar la carrera del ‘Rifle’ en cinco instantes. En cinco goles.

Campeonato uruguayo, año 1999. Final. Peñarol 2–1 Nacional.

Pandiani se formó en el humilde Basañez, equipo con el que jugó uno de sus dos únicos campeonatos en la Primera uruguaya. En 1998, dio el salto al Peñarol –uno de los ‘grandes’- club con el que permaneció dos temporadas y media hasta su llegada al Deportivo. La primera no fue buena, en las dos siguientes explotó. Sus 17 goles en el año 1999 ayudaron a Peñarol a alzarse con el título de campeón de Liga. Uno de ellos fue en esta final contra Nacional, el eterno rival. Empataron los dos primeros encuentros y en el desempate, el delantero sacó el rifle a pasear.

Liga de Campeones, temporada 2001-2002. Primera fase de grupos. Deportivo 2 – Manchester United 1.

Venía el Dépor de una derrota ante el Olympiakos y esta provisional derrota ante el Manchester dejaba a los de Irureta en una difícil situación en su segunda participación en la Champions League. El solitario tanto del pelirrojo Paul Scholes en la primera parte y la veteranía de la línea defensiva del United dejaban con pocas opciones al equipo gallego a pesar del gran partido que estaban haciendo. Tras el descanso entró Valerón, y un cuarto de hora después saltó Pandiani al verde. Revulsivos o no, su insistencia obtuvo la recompensa. El fantástico pase de cuchara del ‘Flaco’ en el 86’ lo aprovechó el uruguayo para introducirlo en la red. La maniobra, perfecta. El éxtasis lo pondría Naybet en el descuento. David comenzaba a sentirse cómodo contra Goliat.

Champions League, temporada 2000-2001. Segunda fase de grupos. Deportivo 4 – Paris Saint Germain 3.

7 de marzo de 2001. El Dépor, que viene de ganar el último campeonato regular en España, se ve superado en Riazor por un PSG con el contragolpe como única arma. Okocha y Laurent Leroy hacen los dos primeros para el equipo francés antes del descanso. Poco después, en el 54’, de nuevo Leroy pone más distancia en el marcador. 3-0. Irureta decide dar entrada al campo a Pandiani, que revoluciona el partido. El uruguayo, en media hora, decide con tres goles que permiten al equipo coruñés lograr una memorable remontada. Tristán se suma a la fiesta. De cabeza, marca de la casa, se mete a la afición en el bolsillo. “Aposté por Pandiani por su fortaleza en el juego aéreo”, dijo Irureta al término del encuentro. Apuesta ganada.

Copa del Rey, temporada 2002-2003. Final. Recreativo de Huelva 0-3 Mallorca.

Walter Pandiani consiguió dos títulos consecutivos de la Copa del Rey –luego conquistaría un tercero con el Espanyol-. El primero, con el Deportivo, venciendo al Madrid en el Bernabéu el año de su centenario, aunque apenas tuvo presencia en las fases finales; y el segundo, cedido en el Mallorca, formando una especial pareja con Samuel Eto’o en el ataque bermellón. En semifinales, el Rifle fue el encargado de eliminar al Deportivo, con dos goles. En la final, frente al Recreativo de Huelva, sería el camerunés el ariete decisivo marcando un doblete. No obstante, Pandiani abrió la lata con un tanto desde los once metros.

http://www.youtube.com/watch?v=MmMJIlSAMyk&t=50s

Champions League, temporada 2003-2004. Vuelta de los cuartos de final. Deportivo 4 – Milán 0.

Walter Pandiani fue protagonista absoluto de las dos mayores épicas vividas por el Deportivo en la máxima competición continental. Contra PSG y Milán, ambas en Riazor. El 4-1 en San Siro en la ida de los cuartos de final de la Champions League dejaba al conjunto herculino con pie y medio fuera del torneo. No obstante, los jugadores blanquiazules hicieron posible lo imposible. El uruguayo fue el encargado de abrir el marcador. Recibe de espaldas un pase de Quique Romero desde la izquierda, maniobra a la perfección y con su pierna mala hace imposible la estirada del brasileño Dida.

Cinco cosas que quizá no sepas sobre… Pandiani.

1. Fuera del campo es un jugador atípico, diferente a los demás. Amigo de los grandes coches como todos, sin embargo, su sueño era tener un camión. En A Coruña, Pamplona y Barcelona se le ha visto paseando su inconfundible furgón rojo. ‘El Rifle’ es su nombre.

2. Fue máximo goleador de la Copa de la UEFA 2006-2007 con el Espanyol gracias a 11 tantos en 14 partidos. En la completa historia de la competición solo hubo tres mejores artilleros que él en una misma temporada: Jürgen Klinsmann (15), John Wark (14) y Derlei (12).

3. Excepto en Birmingham, Pandiani superó en todos los equipos los 10 goles en alguna de las temporadas. Montevideo, A Coruña, Mallorca, Barcelona y Pamplona disfrutaron de sus balas. Otros, las sufrieron.

4. Tan solo ha jugado cuatro partidos con el combinado uruguayo, a pesar de haber sido convocado en muchas ocasiones. La ‘Pantera’ Zalayeta, en ocasiones, y Diego Forlán más adelante le dejaron sin hueco en la celeste.

5. Su sueño es terminar su carrera deportiva en Peñarol y hacerlo con su hijo, que es futbolista profesional. Le salió central y no delantero; sin embargo, es un buen rematador. “¡Más le vale que lo sea! Soy el padre”, respondió en ese aspecto al diario Olé. Solo faltaba.

UNA LEYENDA EN CINCO INSTANTES.

1. Bebeto (11).
2. Djalminha (8).
3. Naybet (4).

4. Fran (10).
5. Makaay (7).

Sobre el Autor

Periodista. 1986. 10 años en Riazor.org. Ahora, en BeIN Sports y GOL.

Comentarios están cerrados.