Una leyenda en cinco instantes: Valerón

303

Una leyenda viva, que aún continúa impartiendo lecciones por los campos de fútbol y de la que Riazor todavía disfruta cada dos fines de semana. Vuelve “Una leyenda en cinco instantes” con Juan Carlos Valerón, maestro de la asistencia.

Ya sabía qué hacer con el balón cuando lo estaba recibiendo. Y, como su pie derecho nunca le falla, allí donde quería, colocó el balón. Primero en Las Palmas, después en Mallorca y también en el Atlético de Madrid. Hasta que encontró el amor verdadero: el Deportivo, en el que lleva desde el año 2000, repartiendo asistencias de gol. Nadie duda que el ’21’ está entre las grandes leyendas de la hinchada herculina. No necesitaba demostrar su fidelidad al quedarse en Segunda División para serlo. Pero lo hizo.

‘Valerón’ es la historia del chaval humilde que llega a lo más alto y que cumple su sueño, recorriendo todo el camino con una sonrisa en la boca. Pero que si no lo hubiese cumplido, esa también estaría ahí. Porque disfruta tanto con la Selección como con el Dépor en Segunda. Como cuando jugaba con sus amigos en el barrio.

“Una leyenda en cinco instantes” vuelve a Riazor.org con un capítulo dedicado a Juan Carlos Valerón Santana (Arguineguín, Gran Canaria, 1975). Tras Bebeto, Djalminha, Naybet, Fran, Makaay y Pandiani, la sección -que durante la temporada se vuelve quincenal- se centra en un jugador que aún pertenece al club herculino.

Liga española, temporada 1997-1998. 10ª jornada. Mallorca 4 – Athletic 0.

Fue su ‘hola, mundo’. Su carta de presentación. Su ‘aquí estoy yo, y he venido para hacer ruido’. Hacía dos meses que acababa de debutar en la máxima categoría, y ya era una de las piezas importantes del mejor Mallorca de las últimas décadas, entrenado por Héctor Cúper. Entre nombres ya consolidados como los de Mena, Stankovic, Engonga o Amato, empezaba a florecer el de Valerón. Aquel día cogió el balón fuera del área, en la banda izquierda y comenzó a sortear a todos los jugadores que le aparecían delante. Hasta que llegó al portero, al que también quebró con la sutileza que le caracteriza. Y extendió los brazos para celebrar el gol, pero sin deshacerse en euforias. Como si no fuese su primer gol en Primera División.

Champions League, temporada 2001-2002. 5ª jornada de la 2ª liguilla. Arsenal 0 – Deportivo 2.

Fue una de sus grandes clases magistrales. Una lección de cómo manejar el tempo del partido en uno de los templos clásicos del fútbol europeo. La hinchada herculina nunca olvidará lo que la grada de Highbury observó tan solo una semana después del Centenariazo. Sin duda, uno de los encuentros más completos del equipo herculino en toda su historia, y en el que Valerón decidió en cada momento el tipo de partido que deseaba. Para redondear la actuación, anotó ese gol que ha anotado tantas veces. Romero le cedió el balón atrás desde la línea de fondo. Primero controló el balón, y se lo amoldó. Luego suspiró, él nunca tiene prisa. Y después lo ajustó al palo largo, Seaman solo pudo deleitarse.

Champions League, temporada 2002-2003. 1ª jornada de la 1ª liguilla. Bayern 2 – Deportivo 3.

Si Juan Carlos Valerón domina una faceta sobre todas las demás, ésta es, sin duda, la asistencia. Su último pase está a la altura del de los mejores genios en la historia de este deporte. No en vano consiguió hacer ‘pichichi’ en dos temporadas consecutivas a Diego Tristán y Roy Makaay. Este último, incluso, fue ‘Bota de Oro’ gracias a las asistencias del ’21’. Se unían la exactitud del radar más fiable, el dominio del tiempo del cronómetro mejor calibrado y la precisión del arma más segura para situar el balón en el momento apropiado en el lugar preciso. En Munich se acuerdan muy bien de la lección del último pase de Juan Carlos Valerón, que desembocó en la primera victoria de un equipo español en el Olímpico. El del vídeo es el primer gol: antes de recibir el balón ya sabía donde lo quería mandar.

Eurocopa Portugal 2004. 1ª jornada de la liguilla. España 1 – Rusia.

Desde 1998 hasta 2005, Valerón fue un habitual de la Selección Española, llegando a disputar 44 partidos. Fue convocado para las Eurocopas de 2000 y 2004, y para el Mundial de Corea y Japón, en 2002. En 2004, y tras mucho debate, Valerón comenzó el torneo en el banquillo. Iñaki Sáez prefirió retrasar la posición de Raúl, y jugar con Morientes en punta, siendo la dupla valencianista Albelda – Baraja fija en el doble pivote. Pero la apuesta no funcionó, y en el minuto 59, el técnico sacó al grancanario, para sustituir al ‘Moro’. Y un minuto más tarde, Valerón anotó el 1-0, al encontrarse un balón en el área y definir, en un escorzo, con la pausa que le caracteriza. Fue uno de sus cinco tantos, el último, con la camiseta roja.

Liga española, temporada 2011-2012. 23ª jornada. Recreativo 0 – Deportivo 1.

Valerón ya ostentaba el máximo rango en el altar de la parroquia blanquiazul cuando el Deportivo descendió a Segunda División. Con 35 años, y un estado físico cuestionado, podía haber sido el momento de colgar las botas. Pero no, “me hace tanta ilusión jugar con el Dépor en Segunda como con la Selección Española”, declaró. Decidió ponerse en la primera fila, llorar como el que más en la derrota y luchar como nadie para devolver a la hinchada la categoría perdida. Y fue clave en el ascenso logrado por el club herculino, con tantos como el que anotó al Recreativo de Huelva, tras encontrarse el balón en las proximidades del área pequeña y engañar al portero.

Cinco cosas que quizá no sepas sobre… Valerón.

1. Su hermano Miguel Ángel era una de las grandes promesas de la cantera de la UD Las Palmas, pero su carrera se terminó tras una brutal entrada de un ‘Chapi’ Ferrer indignado, porque en la jugada anterior, el novato Miguel Ángel le había hecho un caño.

2. En sus primeros partidos en el Deportivo, Jabo Irureta le colocó en el doble pivote, ya que el brasileño Djalminha era intocable en la mediapunta. Valerón terminó robándole el puesto, ya que Jabo nunca quiso jugar con ambos en la zona de tres cuartos.

3. Pasó seis temporadas consecutivas sin ver una tarjeta amarilla, de ahí su peculiar reacción cuando, por error, el colegiado le echó una en el partido ante el Barça B. En su primera campaña en Primera, sin embargo, vio 8 tarjetas.

4. En su primer año en Segunda División, escogió el número ’21’ para su camiseta porque esos eran los años que tenía. Desde entonces, siempre que pudo, mantuvo ese dorsal en su camiseta. Incluso Silva viste ese número en el City en su honor.

5. Su gol más bonito con el Deportivo fue, a su vez, su primer gol en la Champions League. No nos cabía entre los cinco pero, a modo de bonus track, aquí está.

UNA LEYENDA EN CINCO INSTANTES.

1. Bebeto (11).
2. Djalminha (8).
3. Naybet (4). 

4. Fran (10).
5. Makaay (7).
6. Pandiani (17). 

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.