La oportunidad de Borja Galán

0

El descenso a Segunda División y la fantástica temporada del Fabril dejan al Deportivo ante una oportunidad meridiana para hacerle un hueco en el primer equipo a varios futbolistas del filial. El conjunto coruñés necesita construir un proyecto equilibrado, no solo con el objetivo de regresar a Primera División, sino que también sirva para establecer unas bases para crecer. Y ahí, la cantera puede tener un papel que desempeñar.

En la terna de jugadores del Fabril con posibilidades de integrar la plantilla del primer equipo encontramos situaciones diversas. Algunos futbolistas, como Francis, One o Edu Expósito, ya han tenido minutos oficiales con el Deportivo. Pero también hay otros que, pese a no haber llegado a debutar, podrían hacerse con un puesto gracias a su buen año en Segunda B. Es el caso de Borja Galán.

El atacante madrileño, titular habitual tanto con Cristóbal Parralo como con Gustavo Munúa, ya realizó la pretemporada con el Dépor el pasado verano, así que parece probable que repita en este período estival. Será ahí donde tenga que convencer a Natxo González y a Carmelo del Pozo de que está preparado para jugar en Segunda División.

Una de las ventajas para Borja Galán es que, a diferencia de otras demarcaciones, la línea ofensiva del Deportivo todavía está a medio construir, con solo tres futbolistas con contrato: Borja Valle, Carles Gil y Fede Cartabia. De todos ellos, el argentino es el único jugador puramente de banda, por lo que el club herculino tendrá que reforzar la posición de extremo. Acudirá al mercado, pero el director deportivo ya ha manifestado su voluntad de dar oportunidades a algún jugador del Fabril, y el nuevo técnico siempre se ha caracterizado por ser un entrenador que no duda en depositar su confianza en la cantera.

La polivalencia de Galán es otro factor que puede jugar a su favor. Aunque ha jugado prácticamente toda la temporada como extremo izquierdo, a pierna cambiada, también ha disputado partidos en la derecha, e incluso podría actuar como referencia ofensiva. A sus 25 años, todavía no tiene experiencia en Segunda División, pero se encuentra ante un momento clave para confirmar si está preparado para dar el salto a la categoría de plata. La pretemporada dictará sentencia.

Sobre el Autor