Llega el momento de disipar dudas

45

Jesús Sobrino, de Radio Marca Coruña, se pasará de vez en cuando por Riazor.org para opinar de la actualidad deportivista.

Llevamos sólo tres jornadas de Liga y se percibe en el ambiente deportivista que hay demasiadas dudas en torno a lo que puede ofrecer el equipo de Mel a lo largo de la temporada. La inseguridad defensiva, los errores individuales, los problemas en el mediocampo, la falta de concentración en algunos momentos y los errores en la lectura de los partidos desde el banquillo están provocando que la ilusión del verano se haya convertido en preocupación constante en este arranque liguero. Y eso, sin duda, no es una buena señal.

Afortunadamente, y a la vista de las declaraciones de los jugadores, el pesimismo que ofrecen los resultados ante Real Madrid, Levante y la Real Sociedad para la hinchada no se ha instalado en el vestuario, que sigue confiando plenamente en su aptitud para llevar al conjunto blanquiazul a la zona media de la clasificación. No debemos olvidar que ese es el objetivo marcado por el club para este curso y que venimos de una temporada cargada de negatividad futbolística en su parte final. Por eso, el sábado tenemos por delante un partido que debe revivir a este bloque. Pepe Mel va a introducir algunos cambios en su once  y también debe haberlos en la forma de juego del equipo. Hasta ahora, nos seguimos haciendo la siguiente pregunta: ¿A qué juega el Depor? Y sin tener claro este concepto, no llegarán las victorias.

A pesar de estos datos muy poco halagüeños, el nivel de los fichajes y de buena parte de los futbolistas que ya estaban aquí es suficiente, a priori, para no encender las alarmas. El Villamarín es una buena parada para que los coruñeses consigan su primera victoria y le vuelvan a dar alas a una afición que no se rinde, pero que está hambrienta de triunfos y de alegrías. Si Mel y los suyos están a la misma altura que la hinchada blanquiazul, los tres puntos viajarán seguro hacia A Coruña.

Sobre el Autor