Álex Bergantiños, riesgo con premio

136

Jornada muy positiva la vivida este fin de semana por los dos futbolistas cedidos por el Deportivo esta temporada. Tanto Róber como Álex Bergantiños reaparecieron tras sendas lesiones de escasa importancia pero que les habían impedido estar disponibles en las últimas jornadas, y sus regresos coincidieron con partidos y resultados satisfactorios para los intereses de sus respectivos equipos.

El Levante arranca un punto del Sánchez Pizjuán. (Sevilla 0-0 Levante)

Importante y más que merecido punto el cosechado por el Levante en su visita a un feudo tan complicado como el Ramón Sánchez Pizjuán. El partido, marcado en sus inicios por el regreso de Berizzo al banquillo local tras su reciente operación, tuvo un período para cada conjunto, el primero para los visitantes y el segundo para los locales, y muchas ocasiones para ambos. Sin embargo, si el marcador no registró ninguna alteración fue debido a que los guardametas se erigieron en los grandes protagonistas del choque al abortar todas y cada una de las llegadas al área del rival, alguna de ellas con cierta dosis de fortuna y con los palos como aliados. El empate final (0-0), unido a la buena imagen ofrecida por los levantinistas en la capital andaluza, permite tomar algo de aire a los de Orriols con respecto a los puestos de descenso antes del duelo contra el Leganés con el que cerrarán el año 2017.

Aunque fueron pocos, Róber volvió a gozar de minutos tras encadenar varios encuentros sin saltar al terreno de juego. Un leve esguince de tobillo le obligó a perderse los duelos ante el Girona en Copa y el Málaga en Liga y, pese a regresar a la lista de convocados, también se quedó sin jugar en el choque de la pasada jornada con el Athletic de Bilbao. En el Sánchez Pizjuán inició el partido en el banco de suplentes pero fue el primer futbolista del que echó mano Juan Ramón López Muñíz para refrescar al equipo. Ingresó en el campo cuando restaban algo más de veinte minutos para situarse justo por delante de la linea defensiva, posición en la que cumplió a la perfección con su misión de apuntalar el entramado defensivo de su equipo y evitar las peligrosas llegadas al área de los hombres de segunda linea sevillista.

Baraja reactiva al Sporting. (Sporting de Gijón 3-0 Tenerife)

La pésima dinámica que atravesaba el Sporting de Gijón trajo consigo un cambio en el banquillo durante la semana. La directiva del conjunto asturiano decidió cesar a Paco Herrera y el elegido para ocupar su lugar fue Rubén Baraja. A priori el estreno del vallisoletano no se presumía ni mucho menos fácil con la visita a El Molinón de un rival como el Tenerife, pero todo fue sobre ruedas gracias al tempranero gol logrado por los sportinguistas cuando apenas se habían cumplido cuatro minutos de partido. El tanto disipó las dudas tanto del equipo como de la afición y eso dio alas a los locales, quienes ampliaron su renta antes del descanso y cerraron el marcador (3-0) con un nuevo gol poco antes del pitido final. Victoria importantísima para los asturianos que ahora intentarán confirmar su mejoría con un buen resultado ante uno de los grandes favoritos para luchar por el ascenso como es el Granada.

La rotura fibrilar de grado I en los isquiotibiales de su pierna derecha sufrida dos semanas atrás ante el Zaragoza hacía poco probable la presencia de Álex Bergantiños frente al Tenerife. Sin embargo, el coruñés evolucionó satisfactoriamente en los últimos días y pese a no estar totalmente recuperado, circunstancia que él mismo reconoció en la zona mixta de El Molinón, decidió arriesgar para ayudar al equipo en un momento tan delicado. Aún así, aguantó todo el encuentro sobre el césped y fue uno de los jugadores destacados del cuadro sportinguista aportando la dosis necesaria de equilibrio desde la medular. El gran esfuerzo realizado hizo que acabase con una sobrecarga en la misma zona de la lesión de la que espera poder recuperarse a tiempo de cara al choque de este miércoles.

Sobre el Autor