Bóveda: “No me parece penalti, pero no me gusta llorar”

0

Eneko Bóveda habló con total naturalidad de la jugada que decidió el Albacete – Deportivo, el penalti cometido por David Simón, pero no quiso culpar al árbitro: “Está feo hablar mal de los árbitros o cualquiera que se equivoque. Hay que estar en el campo y tomar decisiones. Me da pena, porque me pilla bastante cerca y me parece claro que David gana la acción y toca balón. No pensaba que lo iba a pitar. No me parece penalti, pero no me gusta llorar ni echar la culpa a terceros. Si se ha equivocado, se ha equivocado. Son 42 jornadas y malo será que siempre salga cruz”.

El vasco, que acompañó a Domingos Duarte en el eje de la zaga, se va con sensación agridulce: “Si es por el resultado no estamos contentos. Creo que la sensación que teníamos era de un equipo bien plantado. Confiábamos que el partido iba a caer con el paso de los minutos y tenía pinta de ser así. Pero hubo esa jugada y nos llevamos un punto que sabe a poco. Pero creo que el análisis debe ir más allá de los resultados”.

Sí señaló que debe servir de lección el haber retrocedido después de marcar el gol: “Es posible que nos haya perjudicado dar un paso atrás. Es algo típico del fútbol. El equipo que va perdiendo se vuelca y eso nos pone más cerca del área, pero también más cerca de solucionar el encuentro a la contra. Al final el gol viene como viene”.

Foto: Fernando Fernández

Dani Giménez: “El partido estaba controlado”

En la misma línea que Bóveda se mostró Dani Giménez, el portero elegido por Natxo González para empezar la temporada como titular. El gallego también descargó al colegiado: “No puedo hablar de la jugada porque no me gusta hablar de lo que no he visto. Ha sido muy raro. Veo que toca balón, pero no veo si le da antes, si no le da… me dicen que no era penalti. Muchas veces hablamos de que el nombre tira, pero ya se ve que nunca se está contento con el arbitraje. Tenemos que ser dominantes, eso es lo que nos va a dar los puntos“.

El meta lamentó el tramo final de encuentro: “Es una pena porque lo teníamos en la mano. Nos deja mal sabor de boca porque queríamos empezar ganando. Hemos hecho las cosas bien. El partido estaba controlado. Sin brillantez, porque nos ha costado buscar jugadas y encontrar al hombre libre, pero apenas he tenido que intervenir. Quizá nos faltó esa pausa para aguantar el balón e intentar aprovechar los espacios que iban a dejar. Con más paciencia podríamos haber hecho el segundo”.

Giménez señaló que al equipo todavía le falta y quizá sea mejor jugar estos partidos de rodaje lejos de Riazor: “Los equipos están empezando y las primeras jornadas da igual jugar fuera o en casa. Cuando nosotros tengamos las ideas claras será difícil ganarnos en Riazor y eso va a ser un empujón en los momentos decisivos“.

Sobre el Autor