El 2019 del Deportivo, mes a mes

0

2019 ha sido un año durísimo para el Deportivo, con varias luces pero sobre todo muchas sombras. Los blanquiazules empezaron el año peleando por los puestos de playoff, de los que se descolgaron cuando se acercaba el tramo final de la temporada. Bajo el mando de José Luis Martí, el Dépor logró meterse en la promoción de ascenso y solo el fatídico partido de Mallorca le impidió regresar a Primera. Tras el verano, un equipo que ya se suponía peor que el del pasado curso, se dedicó hacer aguas en defensa y en ataque hasta hundirse en la última plaza. Los dos últimos partidos del curso, saldados con sendos triunfos, dejan algo de esperanza para un 2020 en el que Fernando Vázquez tiene mucho que trabajar. Repasamos, mes a mes, como ha sido 2019 para el Deportivo.

El invierno del Deportivo en 2019: La pelea por el playoff

Enero: El primer mes de 2019 permitió al Dépor escalar del cuarto al tercer puesto de la tabla. El equipo comenzó el año con un empate sin goles frente al Lugo el día de Reyes, cayó por la mínima en Mallorca y enlazó dos triunfos consecutivos frente a Albacete y Sporting. La victoria ante los manchegos, octava de la temporada en Riazor, sería la última del equipo como local hasta la jornada 40, una racha que dilapidó las opciones herculinas de ascenso directo.

Febrero: Como otros muchos bajo el mando de Natxo González, fue un mes con muchos empates para el Deportivo. Tres de los cuatro partidos (Tenerife, Nástic y Málaga) se saldaron con tablas. La única victoria llegó en la visita a Granada, gracias a un solitario gol de Quique González con el que pucelano rompía una sequía de dos meses.

Marzo: El principio del fin para Natxo González. Los numerosos empates de febrero continuaron en marzo, donde el Dépor sumó un punto por partido ante Alcorcón, Almería y Oviedo. Además, los coruñeses cayeron en Riazor frente a la UD Las Palmas. Solo fueron capaces de sumar los tres puntos en la jornada que les debería haber medido al Reus, pues el partido nunca llegó a disputarse por la descalificación del cuadro catalán.

Quique González anotó cuatro goles entre febrero y marzo, dos de ellos ante el Alcorcón. Foto: Fernando Fernández.

La primavera del Deportivo en 2019: Del cielo al infierno

Abril: Aunque la primavera suele asociarse al florecimiento e inicio de todas positivas, fue todo lo contrario para el Dépor. La situación ya complicada de marzo no hizo más que empeorar y tres derrotas seguidas contra Rayo Majadahonda, Osasuna y Extremadura se llevaron por delante a Natxo González y el Consejo encabezado por Tino Fernández. Ante Osasuna y Extremadura ya se sentó Martí en el banquillo deportivista, pero el nuevo míster comenzó a remontar el vuelo con un triunfo en Soria en el duelo que cerraba abril.

Mayo: El último mes feliz para la afición blanquiazul. Tras el triunfo en los Pajaritos,  el Dépor de Martí lograba la segunda victoria consecutiva a domicilio derrotando al Zaragoza, firmando así la mejor racha del año a domicilio. El equipo firmó después un empate en la visita del Cádiz y cayó en Lugo, concluyendo el mes con un valiosísimo triunfo contra el Mallorca. Al día siguiente, Paco Zas se convertía en presidente.

Junio: En solo unos días, el Deportivo pasó del cielo al infierno. La presencia en el playoff pareció complicarse con un empate sin goles en Elche, pero se certificó derrotando por 2-0 al descendido Córdoba en la última jornada. Ya en la promoción, el Dépor se deshizo del Málaga en ambos partidos gracias a las buenas decisiones tácticas de Martí. Los herculinos vencieron también con claridad (2-0) al Mallorca en la ida de la final, pero todo se fue por tierra en la durísima derrota (3-0) del partido de vuelta. Un cabezazo de Pablo Marí se quedó a unos centímetros de cambiar por completo el desenlace del curso, pero el destino no guardaba un ascenso para el Deportivo. Solo unos días después, se oficializaba la no continuidad de José Luis Martí en el banquillo de Riazor.

Lo que parecía un playoff de ensueño terminaría siendo una pesadilla para el Deportivo. Foto: LaLiga

El verano del Deportivo en 2019: Parecía que sí

Julio: Comenzaron pronto los movimientos veraniegos, empezando con el fichaje de Juan Antonio Anquela como entrenador. Aketxe y Gaku fueron los primeros jugadores en llegar, mientras que otros como Pablo Marí, Edu Expósito o Quique González ya iban definiendo su futuro lejos de A Coruña. El inicio del verano estuvo marcado también por la polémica camiseta del Deportivo. Al contrario de lo habitual, las rayas blanquiazules serían horizontales. Entre tanto, daba comienzo la pretemporada con los amistosos ante Fabril y Racing de Ferrol.

Agosto: Con el inicio de liga ya en el horizonte, el Dépor siguió definiendo su plantilla y sus duelos veraniegos. Lo primero, trajo consigo a hombres como Luis Ruiz o Peru Nolaskoain. Lo segundo, el ilusionante triunfo ante el Betis en el Teresa Herrera. Esas sensaciones parecieron confirmarse con la victoria ante el Oviedo en el debut liguero. Sin embargo, todo se quedó en un espejismo. La derrota (3-1) en Huesca y la salida de hombres como Fede Cartabia y Pedro Sánchez comenzaban a generar incertidumbre.

Septiembre: El mes comenzó como había terminado el anterior. Y es que el equipo encajó un nuevo 3-1 (en este caso en Vallecas) y otro jugador llamado a ser importante como Caballo tomaba la puerta de salida. Tras caer también ante el Albacete, la situación parecía mejorar mínimamente al frenar la racha de derrotas. Así, septiembre se cerraba con cuatro empates consecutivos ante Sporting, Numancia, Cádiz y Mirandés.

Juan Antonio Anquela, nueva víctima de la trituradora de entrenadores en la que se ha convertido el Deportivo. Foto: Fernando Fernández.

El otoño del Deportivo en 2019: Cien sombras y un halo de luz

Octubre: La confirmación de que el Dépor estaba en caída libre. Otro 3-1 ante el Girona y el empate sin goles en la visita del Numancia provocaron la destitución de Anquela y la llegada de Luis César Sampedro. Nada mejoró con el cambio en el banquillo. De hecho, la situación fue a peor y el equipo cayó a a la última plaza de la tabla. En sus tres primeros partidos, Luis César sumó un solo punto y un total de seis goles en contra por solo uno a favor.

Noviembre: Más de lo mismo. Dos empates (Fuenlabrada y Alcorcón) y dos derrotas (Elche y Extremadura) para el Deportivo. El equipo mostró graves carencias tanto en defensa como en ataque. Así el vestuario comenzaba a resentirse y llegaron ‘rajadas’ como la de Christian Santos, enfadado por sus escasas oportunidades.

Diciembre: Nueva decepción (0-0 en Lugo) y otra polémica, esta vez protagonizada por Peru Nolaskoain. Dos derrotas frente a Zaragoza y Ponferradina convirtieron la situación en límite, con el Deportivo a nueve puntos de la salvación. Así, y tras solo seis meses y medio en la presidencia, Paco Zas y su Consejo anunciaban su dimisión. El triunfo en Illueca, más necesario que útil a largo plazo y la agónica victoria en Tenerife dieron algo de aire al equipo. Finalmente, la llegada de Fernando Vázquez y la directiva encabezada por Fernando Vidal pretenden conseguir el cambio de dinámica que se hace imprescindible para lograr la salvación.

Sobre el Autor

Deportista y deportivista desde 1992. Gallego residente en Madrid. Comunicador audiovisual y periodista deportivo. @miguelspdx